Los precios sigue subiendo mientras que los sueldos crecen al 1,6%

Los precios sigue subiendo mientras que los sueldos crecen al 1,6%

Los precios sigue subiendo mientras que los sueldos crecen al 1,6%


El Índice de Precios al Consumo (IPC) de la Comunidad de Madrid aumentó un 0,2% en junio respecto al mes anterior y la tasa interanual experimentó una subida del 2,1%, según los datos difundidos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Madrid es una de las comunidades donde menos aumenta la tasa anual en junio respecto a mayo, junto con Baleares, Canarias y Cataluña, con subidas de una décima.

A nivel nacional, el IPC aumentó un 0,3 por ciento en junio con relación al mes anterior, y elevó dos décimas su tasa interanual, hasta el 2,3 por ciento, su nivel más alto desde abril de 2017 (2,6%).

Estadística señala que en el repunte de la tasa interanual del IPC de junio ha influido principalmente el encarecimiento de las gasolinas; de los alimentos, especialmente de las frutas; de la electricidad, y del gasóleo para calefacción.

“Los precios siguen en continua escalada, mientras que los salarios siguen devaluados con subidas mínimas y seguimos perdiendo poder adquisitivo. Según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, en el primer semestre del 2018 se firmaron 475 convenios colectivos cuya variación salarial media fue del 1,6%”, destaca Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

Como USO lleva defendiendo desde hace años, es urgente y necesario que los salarios recuperen el poder adquisitivo perdido durante la crisis y, como apunta García, “más aun, en este período de inflación que repercute directamente en la economía de las familias, que hacen frente a mayores dificultades para atender dignamente sus necesidades”.

Desde USO continuamos denunciando que el recién firmado Acuerdo de Negociación Colectiva que contempla una subida salarial en torno al 2% continuará devaluando el poder adquisitivo de los asalariados en España, ya que se encuentra “muy lejos de los incrementos del IPC que se están produciendo en los últimos meses. Por eso, exigimos que los salarios crezcan al menos el 4% más el IPC; el 4% en tres años, para recuperar lo recortado, y el IPC de cada año para no seguir acumulando pérdidas”, en palabras de la Secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

Sobre los datos de la Comunidad de Madrid cabe destacar el transporte, cuya tasa se explica casi en su totalidad por el aumento de los precios de los carburantes y lubricantes, registró una subida mensual del 0,3 % y anual del 6%. En lo que va de año, se ha encarecido un 3,5%.

Los alimentos y las bebidas no alcohólicas registraron un encarecimiento en junio respecto al mes anterior del 0,2%, mientras la tasa anual asciende a 2,4 (1,4% en lo que va de año). Las bebidas alcohólicas y el tabaco subieron un 0,1% en junio respecto a mayo y hasta un 2,3 en tasa anual.

El IPC interanual se estanca en noviembre en el 1,6%

El IPC interanual se estanca en noviembre en el 1,6% ante la menor subida del precio de los carburantes, del vestido y calzado y del gas y electricidad. Los productos básicos de la cesta de la compra siguen creciendo pero no así el poder adquisitivo de las familias.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,4% en noviembre en relación al mes anterior, pero mantuvo su tasa interanual sin cambios, en el 1,6%, según el indicador adelantado publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa interanual de noviembre es la decimoquinta tasa positiva que encadena el IPC interanual, e implica que los precios son hoy un 1,6% superiores a los de hace un año.

La variación media de los salarios pactados en convenio en los diez primeros meses del año ha sido del 1,40%, aunque quedan fuera de la negociación colectiva los salarios de más de 13 millones de ocupados.

El estancamiento de los salarios ya no es solo una cuestión social sino que se ha convertido en una preocupación para bancos centrales y gobiernos en todo el mundo. Y es que el crecimiento de los salarios está cada vez más unido al avance económico. La precariedad laboral y el comportamiento de los precios tiene efectos negativos en el consumo y en la economía en general, por lo que urge una revalorización de los salarios que contribuya a asentar la recuperación económica de nuestro país.

Además, hay que destacar que el salario medio bruto en España descendió un 0,8% en 2016, momento en que los precios cerraron con un aumento del 1,6%. Por tanto, los trabajadores, pero también los pensionistas, arrastran ya varios años de pérdida de poder adquisitivo a la que hay que poner freno de manera urgente para que la pobreza de la ciudadanía y el riesgo de sufrirla no continúe extendiéndose ni agrandando la brecha social que la crisis ha instaurado.