La precariedad laboral obliga a retrasar 2 años la edad de maternidad

La precariedad laboral obliga a retrasar 2 años la edad de maternidad

Algo más de una persona de cada cinco en España son jóvenes de entre 16 y 35, predominando ligeramente los hombres. Este colectivo de 10 millones de personas es uno de los más castigados aún por los efectos de la crisis en cuanto a empleo y su correspondiente implicación en las posibilidades de emancipación. Hasta el punto de que, en estos 11 años, desde 2008, esta precariedad ha provocado que la maternidad se retrase dos años, hasta los 31 años de media. Desde 1984 a 2008, año que marca los 35 años de hoy, se había retrasado en menos de 4 años, pero obra de la transformación demográfica de España, adaptándose a las occidentales.

Estos datos demográficos son algunas de las conclusiones que aporta el Informe sobre la “Situación sociolaboral de la Juventud en España 2018-2019”, elaborado por el Departamento Confederal de Juventud de USO con motivo del día internacional, conmemorado el 12 de agosto.

En cuanto al empleo, las cifras del paro han mejorado ligeramente con respecto a 2018, sobre todo entre los adolescentes, aunque siguen muy lejos de las tasas de 2003, cuando nació el otro límite de esta generación joven, los chavales de 16 años. No obstante, “todas las edades y sexos continúan por encima de la tasa general de paro, salvo los hombres de entre 30 y 34 años. Y son especialmente dramáticas hasta los 24 años, pero sobre todo entre los 16 y 19 años. Ahí, uno de cada dos jóvenes que intenta incorporarse al mundo laboral está en paro, con una cifra mayor para las mujeres”, explica Pablo Trapero, responsable del Departamento Confederal de Juventud de USO.

Todavía hoy, los menores de 35 años suponen casi el 40% del total de personas en paro. En cifras globales, se ha rebajado desde 2018 en 100.000 personas. Sin embargo, no quiere decir que todas hayan encontrado empleo, pues las generaciones que se incorporan son cada vez menos numerosas que las que pasan a edad plenamente adulta. “De hecho, ha bajado el paro, pero también el número de activos, en un 0,43%, al contrario de la tendencia de los adultos, donde sí aumenta la tasa de actividad. Sí se ha recuperado ligeramente la ocupación, pero en un 1,5%, frente al 2,38% global. La leve recuperación de datos del mercado laboral llega más atenuada a los jóvenes”, lamenta Trapero.

Con respecto a la formación de nuestros jóvenes, “efectivamente, es la generación mejor formada de la historia, pero, aun así, soportan más precariedad que los jóvenes de décadas anteriores, cuyos salarios aún no han superado. Casi todos trabajan en el sector servicios, castigado por norma general con peores salarios y horarios. Y, además, a pesar de estar mejor formados, vemos cómo el paro de los titulados superiores ha subido entre los menores de 30 años, y también los de formación profesional superior entre 25 y 29 años. De todas formas, estar formado otorga mayor oportunidad de encontrar un empleo, como se ve en las altas tasas de paro de quienes no tienen la secundaria”, explica Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

 

“Se busca emancipación”

No solo paro, también un alto índice de contratación parcial. “Y arguyen como principal motivo de esa parcialidad el no haber encontrado un empleo a jornada completa, no porque estuvieran buscando ese tipo de jornada. En cuanto a las mujeres de 25 a 34 años, ya hay una incidencia de la maternidad en su jornada parcial obligada, un yugo que sufren las mujeres desde su juventud”, denuncia Moreno.

¿Qué falla entonces para que exista una barrera tan grande entre formarse mucho y acceder con garantías al mercado laboral? “Solo el 0,18% de los contratos que se firmaron en este primer semestre son de formación. Es un tipo de contrato que, con sus características actuales, no cumple con su función real, que es insertar a los jóvenes en el mundo del trabajo. Debe potenciarse ligado al último tramo de los estudios, potenciarse efectivamente la formación dual con más plazas. Además, deben fomentarse las políticas de Garantía Juvenil, que no estén supeditadas a fondos europeos y que se publiciten entre los interesados, que tienen un amplio desconocimiento de su utilidad y un alto porcentaje de fondos se pierde cada año”, pide la secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

Igualmente, añade otras medidas para jóvenes, en este caso, relacionadas con la emancipación: “además de sueldos bajos y temporalidad, el precio de la vivienda es un hándicap para la emancipación de nuestros jóvenes. Necesitamos un parque de viviendas de alquiler tasado que permitan esa emancipación. Hoy por hoy, se da la paradoja de que es un poco más barato comprar que alquilar, pero tampoco esto está al alcance de la juventud: no se pueden hipotecar 40 años si ni siquiera saben dónde van a conseguir una estabilidad laboral”.

El resultado es que “solo el 19% de los menores de 29 años puede independizarse del hogar familiar, con regiones incluso por debajo del 17%. Teniendo en cuenta que el precio medio de alquiler en España es de 862 euros al mes, resulta ilusorio para personas que no son ni mileuristas. Por eso en USO hemos elegido ‘Se busca emancipación’ como lema de este 12 de agosto”, concluye Pablo Trapero.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Junio registra una de las bajadas de paro más flojas de los últimos 9 años

Junio registra una de las bajadas de paro más flojas de los últimos 9 años

El número de parados registrados en la Comunidad de Madrid ha bajado un 1,91% en junio respecto al mes anterior, con 6.523 parados menos y situando el número total desempleados en nuestra región en 334.602 personas.

Aunque a primera vista el dato parezca positivo, hay que tener en cuenta que la creación de empleo se está estancando y este mes ha registrado una de las bajadas más flojas de los últimos nueve años. Esto se debe la incertidumbre política nacional y regional que están paralizando la iniciativa pública y privada.

Nuestro mercado laboral es “un enfermo que necesita una cirugía urgente que nadie se atreve a hacerle porque las operaciones requieren de una estabilidad y una iniciativa política que ha quedado aparcada por estériles discusiones sobre pactos, mientras ni médicos ni enfermeros le prestan atención al enfermo”, recrimina Joaquín Pérez, secretario general de USO: “el debate está en si Pedro con Pablo, si otro Pablo con Albert… y no en cómo abordar un plan integral de fomento del empleo de calidad”.

Con respecto al total de contratos, 36.729 fueron indefinidos en Madrid, un 0,21% más que el mes pasado, pero un 8,59% menos de los que se firmaron en junio de 2018. Con respecto a los temporales, sumaron 213.898 contratos, un 11,78% más que en mayo y un 3,87% más que en junio del año pasado. “El peso de la contratación temporal es cada vez más débil”, continúa Pérez, quien añade que “viendo, además, las cifras de la última EPA, la mitad de esa contratación indefinida se destruye en menos de dos años, ya ni eso es garantía de un futuro estable. O de una vez se modifica la legislación laboral al completo o estamos ante una nueva especie en extinción: el empleo estable”.

De la cifra total de desempleados en la Comunidad de Madrid, 136.915 son hombres y 197.687 son mujeres. Este dato resulta especialmente preocupante porque la brecha de género, en vez de reducirse, cada vez se amplía más. Mientras que entre los años 2009 y 2014, el paro afectaba de forma similar a hombres y mujeres, a partir de 2015 el número de desempleados varones ha descendido más rápìdamente que el de las desempleadas madrileñas.

En un país marcado por la contratación estival del sector Servicios, la estadística indica que, si se miran las cifras en términos desestacionalizados, sin atender a estas características, el paro ha subido. “El verano no crea empleo, crea peonadas, trabajos efímeros y mal pagados que recaen sobre los más jóvenes o sobre el 40% de personas que ya no reciben prestación, sobre los que intentan meter la cabeza en el mundo laboral y son la carnada perfecta. Entre los menores de 25 años, por ejemplo, el paro ha bajado cuatro veces más que entre los adultos”, matiza Joaquín Pérez.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Trampas en el registro diario de jornada: el caso de Sistemas de Alarmas Nuevo Roxan

Trampas en el registro diario de jornada: el caso de Sistemas de Alarmas Nuevo Roxan

Era previsible que la medida que obliga a todas las empresas a garantizar un registro diario de la jornada provocase conflictos entre empresarios y trabajadores. Una de las causas es que el Real Decreto, publicado el pasado 12 de marzo, no incluye una regulación clara o una pauta de mínimos sobre cómo debe realizarse este registro. Esos vacíos legales están sirviendo de excusa a varios empresarios para adaptar la norma en su beneficio y eludir el registro (y el pago) de las horas extra.

En el caso de Sistemas de Alarmas Nuevo Roxan, ni siquiera se ha llegado a implantar un registro diario de jornada. La empresa, subcontratada por Securitas Direct, se dedica a la instalación de alarmas. Desde la directiva se ha propuesto controlar los horarios de entrada y salida a través del GPS de las furgonetas, un sistema que incumple claramente con la obligación de que los registros estén siempre a disposición de los trabajadores, los representantes legales y la Inspección de Trabajo.

Desde la empresa se escudan en que todavía disponen de tiempo para adaptarse a la normativa, pero mientras tanto, siguen eludiendo el registro de las horas extra. No cotizan a la Seguridad Social y en las nóminas se ocultan como dietas o gratificaciones. Obviamente, los trabajadores no pueden recurrir a la Inspección de Trabajo por miedo a las posibles represalias.

Nuevo Roxan también está utilizando a su favor otra de las lagunas del Real Decreto: la falta de definición con respecto a lo que engloba una jornada laboral y que normalmente afecta a la pausa para el café o para comer. Pero en el caso de Nuevo Roxan esta falta de regulación es una gran excusa para considerar que cualquier momento de trabajo no efectivo no computa como jornada laboral. Por ejemplo: si un cliente cancela a última hora la instalación de una alarma y el trabajador debe permanecer una hora parado mientras espera a su siguiente cliente, la empresa considera que esa hora no cuenta como jornada laboral.

Y aquí viene el premio gordo de la creatividad y la libre interpretación del registro diario de jornada. Como en algunos casos los trabajadores no consiguen hacer las ocho horas diarias de lo que Nuevo Roxan considera “trabajo efectivo”, deben recuperarlas en sábado, obviamente sin cobrar.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

USO-Madrid alerta sobre la temporalidad a pesar de las buenas cifras de empleo en mayo

USO-Madrid alerta sobre la temporalidad a pesar de las buenas cifras de empleo en mayo

En USO-Madrid nos alegramos de la bajada del número de parados registrados en la Comunidad de Madrid en mayo respecto al mes anterior, con 6.600 parados menos (un 1,9 por ciento), aunque todavía nos preocupan esas 341.125 personas que todavía no tienen empleo y la excesiva temporalidad registrada en los últimos meses.

De la cifra total de desempleados en la Comunidad de Madrid, 141.794 son hombres y 199.331 son mujeres. Además, 25.982 empleados de la región en el mes de mayo tienen menos de 25 años, de los cuales 13.546 son hombres y 12.436 mujeres. Una vez más, se confirma que el paro afecta especialmente a las mujeres a partir de los 27 años, la edad en la que se suele iniciar un proyecto familiar.

Del total de contratos, 36.652 fueron indefinidos en Madrid, lo que supone 1.810 menos de los firmados en abril, una bajada del 4,71 por ciento, y 3.680 menos de los que se firmaron en mayo de 2018, lo que se traduce en una bajada del 9,12 por ciento. Los temporales sumaron 191.356, 12.199 más que en abril (6,81%) y 2.251 menos que en mayo del año pasado (-1,16%).

El secretario general de USO, Joaquín Pérez, ha segurado que mayo es tradicionalmente un mes de mucha contratación, con más dos millones formalizados en toda España, “pero con la plaga endémica de la temporalidad, que en general va aparejada al turismo. Aunque el Puente de Mayo solo lo fue para los madrileños, en esta ocasión fueron casi unas minivacaciones que repercutieron en toda la costa, norte y sur. Pero cinco días de contrato no salvan un mes ni mucho menos un empleo”, e insiste en que tanto la temporalidad, como el paro femenino “son las tendencias que hay que revertir, pues eso indicará un cambio real en el mercado laboral de nuestro país”, señala Pérez.

Por sectores, el que engloba mayor número de parados es el de Servicios, con 266.075, lo que se traduce en 5.026 menos que el pasado mes de abril, seguido de Construcción, con 27.214, que cuenta con 701 parados menos. Por su parte, destaca Industria, con 21.232, lo que supone un total de 438 desempleados menos y Agricultura, con 2.740 desempleados en este sector, lo que se traduce en 189 parados menos.

A nivel nacional, el número de parados bajó en 84.075 en mayo (-2,6%), superando por poco el retroceso que experimentó en el mismo mes de 2018, cuando disminuyó en 83.738 personas. Tras el descenso de mayo, el volumen total de parados se situó en 3.079.491 desempleados, su nivel más bajo en este mes en los últimos diez años.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

USO-Madrid desea que el futuro gobierno autonómico sepa afrontar los retos socioeconómicos más urgentes

USO-Madrid desea que el futuro gobierno autonómico sepa afrontar los retos socioeconómicos más urgentes

Desde USO-Madrid queremos felicitar a los ganadores de las elecciones autonómicas celebradas este domingo y deseamos de todo corazón que sean capaces de encarar con determinación los retos socioeconómicos que afronta nuestra región.

Uno de esos desafíos implica seguir reduciendo la cifra de parados en la Comunidad de Madrid, que se sitúa en los 347.725 desempleados, según los datos de abril ofrecidos por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Para ello, pedimos al futuro gobierno de la región, que mantenga la tendencia positiva de creación de empleo y que favorezca un cambio en el modelo de precarización de las relaciones laborales para incrementar la cifra de contratos indefinidos, que ahora mismo se sitúa en el 17,7% de la totalidad de los contratos firmados.

Otro de los retos más acuciantes es sin duda la necesaria implantación de políticas industriales que modernicen nuestro sistema productivo y estén basadas en la elaboración de productos de alto valor añadido. Necesitamos una verdadera política industrial integral para revertir la ralentización en la creación de empleo en este sector y para ello hace falta una inversión decidida en I+D, nuevos parques industriales y en el reciclaje de trabajadores.

Esperamos también que el nuevo gobierno siga defendiendo y mejorando el sistema público educativo y de protección social como modelo garante de igualdad, justicia, derechos individuales y colectivos. Ese sistema público de seguridad y protección social fundamenta nuestra convivencia social y favorece un reparto solidario y una sociedad más humana.

Por último, también queremos destacar que 3,2 millones de madrileños ejercieron ayer su derecho al voto en una jornada que transcurrió con total normalidad y sin incidentes destacables. Sin duda es una muestra de la responsabilidad democrática por parte de los ciudadanos, que desean expresar su opinión libremente a través de las urnas. De igual manera, desde USO-Madrid seguimos reivindicando un cambio de la actual normativa electoral para que la que las organizaciones sindicales concurran en igualdad de condiciones a los procesos electorales en las empresas.

Dudas sobre el registro diario de jornada

Dudas sobre el registro diario de jornada

Todas las empresas españolas están obligadas desde el pasado 12 mayo a garantizar un registro diario que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de todos los empleados. La medida ha generado una gran confusión entre los empresarios y los trabajadores debido en buena parte a que el Real Decreto publicado el pasado 12 de marzo no incluye una regulación clara o pauta de mínimos sobre cómo debe realizarse este registro de jornada.

 

¿Quién tiene que fichar?

La Dirección General de Trabajo establece que están obligados a fichar todos los trabajadores de todas las empresas, independientemente de su tamaño o actividad. La norma también incluye a los trabajadores “móviles”, comerciales, temporales o trabajadores a distancia.

La norma deja fuera del registro de jornada las relaciones laborales de carácter especial, como las que afectan al personal de alta dirección o aquellos que tengan pactado un régimen de libre disponibilidad del tiempo de trabajo. Tampoco están obligados a registrar su jornada los socios trabajadores de cooperativas y los trabajadores autónomos.

 

¿Qué datos debe incluir el registro de jornada?

El registro diario de la jornada de trabajo por lo que deberá contener, por expresa mención legal, “el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora”. En el caso de las jornadas partidas, se registrará la hora de entrada y salida tanto de la mañana como de la tarde. El registro también debe contabilizar el número total de horas realizadas cada día.

 

¿Cómo se debe registrar la jornada?

La norma no establece una modalidad específica o predeterminada para el registro diario de la jornada, limitándose a señalar que se debe llevar a cabo día a día e incluir el momento de inicio y finalización de la jornada. Para ello, y sobre el resto de elementos configuradores, llama a la autorregulación, mediante la negociación colectiva o el acuerdo de empresa. Así, será válido cualquier sistema o medio, en soporte papel o telemático, apto para cumplir el objetivo legal, esto es, proporcionar información fiable, inmodificable y no manipulable a posteriori, ya sea por el empresario o por el propio trabajador.

 

¿Se puede controlar por geolocalización?

Desde la Secretaría Confederal de Acción Sindical y Salud Laboral se insiste en que hay que tener en cuenta la Ley de Protección de Datos (LOPD) porque el registro de la jornada incluye métodos como biometría o la geolocalización. La LOPD es muy estricta con este tema y por lo tanto el consentimiento para aceptar este método debe ser expreso. Al mismo tiempo, habría que tener en cuenta cómo se articula el derecho a la desconexión digital.

 

¿Quién tiene la última palabra?

La regulación afirma que las empresas pueden establecer unilateralmente sistemas propios de registro de jornada. Aunque se establece que sean la negociación colectiva o acuerdos de empresa los encargados de la organización y documentación del registro horario. En el caso de que no exista un convenio o acuerdo colectivo, corresponde al empresario establecer un sistema propio que, en todo caso, debe someterse a la consulta de los representantes legales de los trabajadores. De no existir representación legal de los trabajadores ni previsión en convenio o acuerdo colectivo, la organización y documentación del registro corresponderá únicamente al empresario.

 

¿Quién puede revisar el registro de jornada?

Las empresas deben conservar el registro diario de jornada durante cuatro años y permanecerán a disposición de las
personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Este acceso se puede solicitar en cualquier momento y no puede ser condicionada en ningún caso. Para facilitar esta disposición inmediata de los datos, la legislación sugiere que se conserven en el centro de trabajo, aunque señala que esta permanencia a disposición no implica la obligación de entrega de copias de los registros.

 

¿Quién tiene que registrar la jornada de los trabajadores cedidos por una ETT?

Las facultades de dirección y control de la actividad laboral serán ejercidas por la empresa usuaria durante el tiempo de prestación de servicios en su ámbito, por lo que también tendrá que encargarse del registro diario de jornada de los trabajadores cedidos por una ETT y conservarlos durante cuatro años.

 

¿Qué sucede con los trabajadores subcontratados?

El control de la actividad permanece en la empresa contratista o subcontratista, verdadera empleadora. Por lo tanto, la empresa contratista será la responsable del cumplimiento de todas las obligaciones laborales, incluidas las relativas a registro diario de jornada. No obstante, cuando los trabajadores de la contratista prestan actividad en la empresa principal, ambas empresas podrán acordar servirse de los sistemas de registro diario de jornada empleados en la principal para sus trabajadores.

 

¿Qué sucede con el teletrabajo?

La Dirección General de Trabajo reconoce que la jornada diaria de los trabajadores móviles es muy variable, por lo que señala que el registro de la jornada deberá ponderarse en secuencias superiores a la diaria, aunque no establece si el registro debe ser mensual, quincenal o semanal.

También recomienda (que no obliga) utilizar fórmulas asequibles que aseguran el registro de la jornada diaria como “registros telemáticos o similares”. Aún así, da prioridad a la autorregulación mediante la negociación colectiva o el acuerdo de empresa. También considera válido que el trabajador firme “hojas o instrumentos similares de autogestión”, aunque deja claro que el empresario conserva “la capacidad de control y poder de dirección” para asegurar que el trabajador no miente en esas hojas.

 

 

MÁS INFORMACIÓN