87 fallecidos en accidentes laborales en Madrid de enero a noviembre

87 fallecidos en accidentes laborales en Madrid de enero a noviembre

87 trabajadores perdieron la vida en la Comunidad de Madrid durante los once primeros meses del año. Una cifra alarmante, ya que supone 14 fallecidos más que en el mismo periodo de 2021, con un preocupante incremento del 16 %. En total, se registraron 80.304 accidentes laborales con baja, un 3,4 % más que el año anterior.

 

Según los datos de la Estadística de Accidentes Laborales publicada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, del total de accidentes laborales, 68.376 (85 %) sucedieron durante la jornada laboral, lo que supone un notable ascenso de casi seis mil respecto a 2021. Por el contrario, los accidentes ‘in itinere’ (durante el trayecto al o desde el trabajo) se redujeron en más de tres mil, computándose 11.928 (15 %). 77.392 correspondieron a trabajadores asalariados, casi diez mil más que en la anterior comparativa, y 2.912 a trabajadores por cuenta propia.

Los accidentes mortales subieron en todos los apartados. De los 81 asalariados, 62 fallecieron durante la jornada de trabajo (dos más que en 2021) y 19 durante el desplazamiento, casi el doble que el año anterior. Las muertes de trabajadores por cuenta propia también se doblaron, pasando de 3 a 6. Un dato este último que contrasta con el menor número de accidentes registrados: hubo menos accidentes entre los autónomos, pero más graves o fatales.

Por sector productivo, los datos de accidentes durante la jornada laboral están en consonancia con la distribución de la población activa madrileña. Llama la atención el fuerte incremento en servicios (11 %), con 5.454 accidentes más; una cifra, sin duda, preocupante.

Se cuadruplican las bajas por covid

Por último, se registraron 5.553 bajas por covid, número que casi cuadruplica las 1.433 del periodo anterior.

Todos estos datos, aunque negativos por lo que supone de retroceso en cuanto a la seguridad y la salud en el trabajo, sitúan a la Comunidad de Madrid entre las autonomías con los índices más bajos de siniestralidad laboral y muy por debajo de la media nacional.

USO-Madrid sigue insistiendo en la formación y en la concienciación de los trabajadores en materia de prevención de riesgos laborales y, sobre todo, para que las empresas aporten más medios que permitan mejorar esta traumática situación. Las personas van a trabajar para poder vivir, no para perder la vida mientras trabajan.

El trabajador ya no estará obligado a entregar el parte de baja

El trabajador ya no estará obligado a entregar el parte de baja

A partir del próximo 1 de abril, los trabajadores ya no tendrán la obligación de entregar el parte de baja médica (incapacidad temporal) a la empresa en la que presten sus servicios. Será la propia Seguridad Social (INSS) la que la comunicará telemáticamente a la empresa.

 

El INSS se encargará de gestionar los partes médicos (de baja, confirmación y alta), informando a las empresas del estado de la incapacidad temporal de sus trabajadores. También será el responsable de reenviar los datos facilitados por las empresas a las entidades encargadas de gestionar la prestación y de remitir los datos económicos para el cálculo de la prestación a través del sistema RED.

El nuevo texto regulatorio explicita, de forma inequívoca, que “el parte médico de baja de incapacidad temporal, cualquiera que sea la contingencia determinante, se expedirá, inmediatamente después del reconocimiento médico de la persona trabajadora, por el facultativo del servicio público de salud que lo realice”.

El médico expide el parte de baja y lo remite al INSS por vía telemática

Hasta ahora, si se acudía a un servicio de Urgencias, el facultativo que nos atendía remitía al médico de familia o al de la mutua de trabajo para que fuera este el que extendiera el parte de baja. Y era el propio trabajador el responsable de comunicárselo a la empresa, lo que con frecuencia generaba un trastorno debido al desplazamiento físico que implicaba.

El nuevo protocolo establece que es el propio médico que atiende al paciente en primera instancia (ya sea de familia, urgencias, mutua o empresa colaboradora) el encargado de expedir el parte de baja, confirmación o alta, haciendo entrega al trabajador de una copia y remitiéndolo por vía telemática al INSS.

Cuatro niveles en función de su duración

Otra de las grandes novedades es que, a partir de abril, los procesos de gestión de la incapacidad temporal se diferenciarán en función de su duración. Se establecen cuatro niveles de procesos:

      • Duración inferior a 5 días naturales.
      • Entre 5 y 30 días naturales.
      • Entre 31 y 60 días naturales.
      • Duración estimada superior a 61 días naturales.

Si quieres ampliar la información sobre las novedades incluidas en la nueva normativa, puedes hacerlo en esta publicación del sitio web confederal de la USO.

¿El reconocimiento médico es tiempo efectivo de trabajo?

¿El reconocimiento médico es tiempo efectivo de trabajo?

El Tribunal Supremo ha reiterado su doctrina sobre el reconocimiento médico como tiempo efectivo de trabajo tras conflicto colectivo en al empresa Ilunion Seguridad. USO analiza esta nueva sentencia, que, aunque reitera, no unifica su doctrina, así como la postura de la Inspección de Trabajo.

Previo al conflicto colectivo, y conforme al art. 10.3 del Convenio Colectivo de Ilunion Seguridad S.A., el día 8/10/19 se registró escrito ante la Comisión Paritaria de Interpretación y Vigilancia del Convenio Colectivo de la empresa. En él, se solicita contemplar que los reconocimientos médicos, voluntarios u obligatorios, tienen que realizarse en jornada y horario laboral o, de lo contrario, se reconozca como tiempo efectivo de trabajo, conforme al art. 14.5 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL).

La empresa niega que el reconocimiento médico sea tiempo de trabajo

La empresa mantuvo que no existe respaldo legal ni jurisprudencial alguno que otorgue el carácter de tiempo efectivo de trabajo al dedicado a los reconocimientos médicos. Entendía Ilunion que no son de aplicación las excepciones contenidas en el art. 22 LPRL porque:

  • La realización de los reconocimientos médicos debe ser imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores. En este caso, los reconocimientos médicos no se encuentran dirigidos a esa finalidad.
  • Para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para el mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa, debe señalarse que la actividad de los vigilantes de seguridad de la empresa se circunscribe a una labor preventiva, sin que tengan que hacer grandes esfuerzos y disponer de especiales habilidades.
  • Cuando así esté establecido en una disposición legal en relación con la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad. En este caso, considera que no existe norma legal que haga imperativo para los trabajadores el someterse a reconocimientos médicos.

Sentencias previas sobre reconocimiento en el trabajo

Las sentencias de Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, de 4/11/2014 y 09/01/2018 ya han tenido ocasión de pronunciarse en un conflicto colectivo similar. Ambas resolvieron que el tiempo invertido en los reconocimientos médicos de carácter voluntario ha de computarse como tiempo efectivo de trabajo, tanto si se realiza dentro del horario como si se efectúa fuera del mismo. En modo alguno, no pueden suponer algún tipo de consecuencia, perjuicio o evidencia de carga para las personas que los pasan.

La sentencia del Tribunal Supremo (STS) 7/03/2018, en relación a la emitida por el Constitucional, STC 70/2009, determina el carácter obligatorio de los reconocimientos médicos en el sector de la seguridad privada. Entiende que las funciones que desempeñan estos trabajadores implican la realización de actividades especialmente delicadas y sensibles respecto a la seguridad de la demás plantilla y de terceras personas.

El Supremo reitera doctrina

El TS ha vuelto reiterar doctrina para resolver el recurso de casación presentado contra la sentencia de la Audiencia Nacional. Así, recuerda que:

  • La STS de 26/06/2003 expresaba que la jornada laboral no tiene que comprender solo el tiempo de trabajo efectivo. Se pueden llevar a cabo determinadas actividades que, sin ser estrictamente laborales, se integran en la jornada laboral porque están directamente relacionadas con la posición profesional del trabajador; por ejemplo, los reconocimientos médicos obligatorios.
  • La STS de 10/06/2015 respondía al conflicto colectivo planteado en torno a la interpretación del art. 22 LPRL, respecto del personal que trabaja en Brigadas Rurales de Emergencias y el carácter voluntario de los reconocimientos como causa legítima que puede justificar la obligatoria realización de reconocimientos médicos en el marco de la relación laboral.
  • La STS de 4/05/2016 aclara que la LPRL otorga la consideración de trabajo efectivo a un tiempo en el que no hay prestación de trabajo ni plena disposición. Ahora bien, se hace en atención a unas concretas circunstancias, en beneficio de la empresa, que tiene diferentes responsabilidades si no los realiza.

La Inspección de Trabajo: también lo considera tiempo de trabajo

La Dirección General de la Inspección de Trabajo ha resuelto una consulta sobre esta materia. Expone que, aunque no se diga expresamente en el art. 22 LPRL, debe entenderse, con base en lo dispuesto en el art. 14.5 LPRL, que, para que no supongan ningún tipo de coste para el trabajador, deberán realizarse dentro de la jornada laboral o fuera de ella, pero descontando el tiempo invertido. Es obligación del empresario garantizar la vigilancia periódica de la salud de los trabajadores a su servicio.

Entiende Inspección que, si se realizasen fuera de la jornada laboral y no se descontara en ella el tiempo invertido, supondrían un coste para el trabajador que influiría en él a la hora de someterse a los mismos. Y, consiguientemente, se estaría condicionando el principio de voluntariedad establecido como regla general.

Sí debe ser tiempo efectivo de trabajo

USO valora este fallo y está de acuerdo con su planteamiento. Las empresas deben tener asumido que los gastos que se generen en la protección de la salud de sus plantillas nunca deben recaer sobre estas. Este supuesto ahorro en costes preventivos puede generar riesgos para la salud e, incluso, mayores mermas económicas. No realizar los reconocimientos médicos y pruebas de vigilancia periódica del estado de salud de los trabajadores que procedan, conforme a la normativa sobre prevención de riesgos laborales, es una infracción grave conforme al art. 12.2 LISOS. Es el mismo caso que se estudiaba.

Hay convenios colectivos que ya instauran una indemnización por reconocimiento médico fuera de jornada. Un caso concreto es el Convenio Colectivo de Metro de Madrid, en cuya cláusula 6. 2 a), referente a la estructura salarial, se establece que todos aquellos agentes que realicen el preceptivo reconocimiento médico fuera del horario de trabajo adquirirán el derecho a percibir, por una sola vez cada año, la cantidad de 13,23 euros en la nómina del mes siguiente al de la realización de dicho reconocimiento.

Por último, observamos que no se suele tener en cuenta la inversión del tiempo dedicado al transporte en el caso de que la persona se deba dirigir a las instalaciones médicas del servicio de prevención. Es una cuestión que, a juicio de USO, debería articularse también por acuerdo colectivo o individual. O, si no, promover que se realicen en el centro de trabajo siempre que sea posible.

Fin de las mascarillas en interiores: cómo evaluar los riesgos laborales del covid

Fin de las mascarillas en interiores: cómo evaluar los riesgos laborales del covid

A partir de este miércoles dejan de ser obligatorias las mascarillas en interiores, aunque existen algunas excepciones. El Real Decreto 286/2022, de 19 de abril, por el que se modifica la obligatoriedad del uso de mascarillas durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por la covid-19 deja el uso de la mascarilla al criterio individual de los ciudadanos y de las empresas.

En el RD también se recomienda un uso responsable de la mascarilla en los espacios cerrados de uso público en los que las personas transitan o permanecen un tiempo prolongado; en los eventos multitudinarios; en el entorno familiar; y en las reuniones o celebraciones privadas, en función de la vulnerabilidad de los participantes.

Por lo tanto, las mascarillas no serán obligatorias en los centros de trabajo, aunque las empresas podrían exigirlas si así lo determinan los servicios de prevención de riesgos laborales una vez hayan evaluado criterios como la actividad, la ventilación adecuada, el nivel de ocupación o la distancia de 1,5 metros.

Así lo establece la decimonovena actualización del “Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al Sars-Cov-2”, que acaba de publicar el Ministerio de Sanidad, una guía en la que podrán apoyarse estos servicios a la hora de establecer los riesgos de un puesto de trabajo.

El documento recuerda que “en el entorno laboral y de manera general, no resultará preceptivo el uso de mascarilla”. No obstante, “la evaluación de riesgos del puesto de trabajo será la actividad que permitirá tomar una decisión sobre las medidas preventivas adecuadas que deben implantarse, incluido el posible uso de mascarillas si así se derivara de la misma”.

¿Es obligatoria la mascarilla en el trabajo?

Sí será obligatoria para trabajadores de centros, servicios y establecimientos sanitarios que incluyen desde hospitales a centros de salud, clínicas dentales, de reproducción asistida, de fisioterapia, farmacias u ortopedias, entre otros. También lo son para los empleados de centros socio-sanitarios y de medios de transporte de personas.

Mientras, recomienda su uso a personas trabajadoras de grupos vulnerables -es decir, mayores de 65, inmunodeprimidos, personas con patologías de riesgo o embarazadas- “en cualquier situación en la que tenga contacto prolongado con personas a distancia menor de 1,5 metros” y a trabajadores “relacionados con ámbitos vulnerables, institucionalizadas o en domicilios”.

En todo caso, los servicios de prevención de riesgos laborales asesorarán al empresario, recabando antes “la opinión de responsables, mandos intermedios y representantes de las personas trabajadoras”.

¿Cómo evaluar los riesgos laborales del covid?

Para evaluar los riesgos del puesto, estos servicios tendrán en cuenta los siguientes elementos: ventilación adecuada; nivel de ocupación; mantenimiento de distancia interpersonal de 1,5 metros; tiempo de permanencia; actividad; condiciones de temperatura y humedad relativa; utilización de espacios comunes (vestuarios, comedores, etc.); medios de transporte particular compartidos y existencia de personas vulnerables en el puesto de trabajo.

Como ocurre ya desde finales de marzo cuando arrancó la nueva estrategia de control de la covid, la guía recuerda que los casos confirmados leves y asintomáticos y los contactos estrechos no deben hacer ni aislamiento ni cuarentena, pero sí recomienda que extremen las medidas de protección como el uso de la mascarilla y evitar la interacción sin ella con personas vulnerables durante los 10 días posteriores al inicio de síntomas.

“La prevención no es una broma”, campaña de USO para el 28 de abril

“La prevención no es una broma”, campaña de USO para el 28 de abril

Con motivo del Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, el 28 de abril, USO lanza la campaña “La prevención no es una broma”. Con ella, se persigue llamar la atención sobre el problema estructural de falta de cultura preventiva en nuestro país que hace que se produzcan 3.116 accidentes al día. De ellos, 1,9 son mortales.

La Comunidad de Madrid continúa registrando el índice de siniestralidad laboral (número de accidentes de trabajo por cada 100.000 trabajadores afiliados) más bajo del país. Según las últimas cifras publicadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) correspondientes al periodo entre febrero de 2021 y enero de 2022, el indicador madrileño se mantiene un 20% por debajo de la media española, con unos valores de 2.650 en España y de 2.114 en la región. Aunque son buenas noticias, debemos trabajar para que la cifra siga reduciéndose.

Por ese motivo, USO considera una necesidad que la salud laboral y la prevención de riesgos se conviertan en una prioridad, tanto para las Administraciones Públicas como para las empresas. Las muertes en el trabajo siguen produciéndose por las mismas causas, año tras año, y esta situación tiene que cambiar.

La crisis sanitaria ha puesto en evidencia las grietas y desigualdades del mercado laboral y la fragilidad y carencias del sistema preventivo. Tras estos dos años, desde USO seguimos denunciando que prima la prevención “sobre el papel”, solo destinada a evitar sanciones; se invierte lo mínimo en prevención; que la precariedad laboral y la subcontratación son factores de riesgo; que se siguen ocultando e infradeclarando los daños que se producen en el trabajo. Y, sobre todo, que desgraciadamente está asumido que puedes enfermar o morir en el trabajo.

Juego de naipes sobre los principios de la acción preventiva

Desde USO, queremos advertir sobre los incumplimientos más básicos en materia de PRL. Por ello, en la campaña “La prevención no es una broma”, USO lanza junto con materiales informativos sobre el síndrome post-covid o qué hacer ante un accidente laboral, un juego basado en los principios de la acción preventiva recogidos en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos:

  • Evitar los riesgos;
  • Evaluar los riesgos que no se puedan evitar;
  • Combatir los riesgos en su origen;
  • Adaptar el trabajo a la persona, particularmente en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud;
  • Tener en cuenta la evolución de la técnica;
  • Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro;
  • Planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo;
  • Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual;
  • Dar las debidas instrucciones a los trabajadores y trabajadoras.

Cada carta recoge un principio preventivo. Elige una y comprueba si en tu centro de trabajo se cumplen alguno de los principios de la acción preventiva recogidos en el artículo 15 de la LPRL. Si no es así, ponte en contacto con tu delegado o delegada de prevención.

Materiales de la campaña 28A

La Comunidad de Madrid premiará las buenas prácticas en la prevención y control del coronavirus en el ámbito laboral

La Comunidad de Madrid premiará las buenas prácticas en la prevención y control del coronavirus en el ámbito laboral

Las buenas prácticas desarrolladas por organizaciones y empresas para la prevención y el control del coronavirus son esenciales para garantizar la salud de los trabajadores y así lo tendrá en cuenta la Comunidad de Madrid en la IV Convocatoria de Reconocimientos y Menciones en Prevención de Riesgos Laborales.

De esta manera, se evaluará la implantación de medidas complementarias a las ya obligatorias por ley, como puede ser la gestión de contactos extralaborales de los trabajadores; contar con un protocolo adaptado y personalizado para la detección, notificación, estudio y manejo de casos y contactos; y disponer de un sistema de gestión contra el COVID-19 avalado por una entidad externa.

Podrán ser beneficiarios de los reconocimientos personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, siempre que tengan al menos un trabajador por cuenta ajena, con actividad económica en la región y en centros de trabajo situados en el ámbito territorial de la Comunidad de Madrid.

En esta convocatoria, al igual que en las anteriores, se establecen dos categorías para el reconocimiento a las buenas prácticas preventivas, una para aquellas empresas o entidades con una plantilla entre 1 y 50 trabajadores, y otra para las que cuenten con más de 50 empleados.

Por cada una de las categorías descritas se otorgará, entre todos los solicitantes que concurran y cumplan las condiciones requeridas, un primer premio y dos menciones especiales del jurado a quienes resulten finalistas.

El plazo para presentar las candidaturas finaliza el 19 de septiembre. Consulta la información completa de las bases.