Paro Mayo: Madrid sigue destrozando registros de afiliación y roza ya los 3,7 millones

Paro Mayo: Madrid sigue destrozando registros de afiliación y roza ya los 3,7 millones

El paro también baja en la región, aunque a un ritmo más lento que en el conjunto de España

 

El mercado laboral en la Comunidad de Madrid ha entrado en una fase de estabilidad creciente, como reflejan los principales indicadores: el desempleo baja un 1,9 % hasta la cifra de 293.047; la afiliación a la Seguridad Social vuelve a batir récords y alcanza los 3.698.453; pero la contratación sigue ralentizándose a un ritmo superior al 3 %. Cifras, todas ellas, tranquilizadoras, aunque invitan a no relajarse.

 

Apuesta por el empleo estable, salarios justos y políticas de igualdad

“Como las cifras mejoran sin grandes estridencias en nuestra región, los representantes de los trabajadores tenemos que aportar una crítica constructiva: hay que aprovechar esta época de bonanza para que se apueste por el trabajo estable, que la contratación indefinida lo sea realmente y el desempleo baje proporcionalmente; salarios más justos para recuperar, aunque sea en parte, el poder adquisitivo perdido. Y que se apueste por políticas reales de igualdad y conciliación de la vida familiar, porque siguen siendo las mujeres las que siempre se llevan la peor parte”, denuncia María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid.

 

Paro

Hay 5.586 personas en paro menos que hace un mes y 12.047 menos que hace un año (-4 %). Pero aquí salta la primera de las alertas, ya que la brecha de género, lejos de diluirse, crece una décima hasta el 59,3 %. También es cierto que es casi un punto inferior a la del conjunto del Estado.

Entre la población extranjera, el desempleo bajó respecto a abril, aunque en el ultimo año ha crecido un 2 %, lo que también puede indicar una bolsa de población foránea atraída por la oferta de trabajo de nuestra región. Por sectores, se reduce el desempleo en todos, aunque 8 de cada 10 corresponde al sector servicios, cifra acorde con la idiosincrasia productiva madrileña. El colectivo sin empleo anterior (incluidos los que llevan parados más de un año) también mejora sus números, aunque vuelve a saltar la alarma con la brecha de género: 2 de cada 3 son mujeres y 1 de cada 4 tiene más de 45 años.

 

Contratos

Se firmaron en mayo 178.677 contratos, seis mil menos que hace un mes y casi siete mil menos que hace un año. Especialmente llamativa es la caída de la contratación indefinida (-6,2 mensual y -9,9 anual), mientras que la temporal crece un 3,6 % respecto a mayo del 2023. Así, la brecha entre ambas se abre y la temporalidad crece hasta el 51,3 % cuando a finales de año era casi nula. Lógicamente, los servicios acaparan las contrataciones: nueve de cada diez. Los trabajadores extranjeros firmaron 1 de cada 4 nuevos contratos.

 

Prestaciones

179.600 personas trabajadoras recibieron algún tipo de prestación en abril, lo que supone casi dos mil menos que en abril. 6 de cada 10 son prestaciones contributivas. Su cuantía media es de 1.014 euros (2 más que en abril y 34 más que la media nacional). Y, como suele ser habitual, Madrid es, de largo, la provincia con peor plazo de reconocimiento: sube 3 décimas hasta los 2,9 días (más del doble que en el conjunto de España).

 

Afiliación

Mes a mes, de forma casi sistemática crece el número de afiliados en la Comunidad de Madrid, que son ya, de media, 3.698.453. Y es que esta cifra se redujo en casi 20.000 el último día del mes, algo inherente a la alta temporalidad. 3.160.826 pertenecen al Régimen General y, de ellos, 2.446.905 son indefinidos (77 %) y 2.018.554 a tiempo completo (82 %). Lo que no para de crecer y se acerca ya al récord registrado en diciembre el 2023 es el número de fijos discontinuos (117.761). Son cinco mil más que hace un año y casi el triple que cuando entró en vigor la última reforma del mercado laboral.

Nuevamente, saltan las costuras al hablar de brecha de género, igualdad de oportunidades, conciliación o corresponsabilidad: hay menos afiliadas que afiliados en el Régimen General (48 %), sobre todo indefinidas a tiempo completo (41 %). Pero hay más fijas discontinuas (63 %) y temporales con jornada parcial (61 %).

Paro abril: La locomotora madrileña sigue generando empleo tras la Semana Santa

Paro abril: La locomotora madrileña sigue generando empleo tras la Semana Santa

Baja el paro y la región registra un nuevo récord de afiliados, pero también crece la temporalidad

 

“El mercado laboral madrileño es fuerte, aunque hay datos que no son tan buenos, como el regreso a la temporalidad o la incapacidad de reducir la brecha de género entre hombres y mujeres, que no sólo no se reduce, sino que, en algunos casos, aumenta. Madrid es una comunidad que depende muchísimo de los servicios, aunque es positivo que el desempleo haya bajado en todos los sectores, incluido el de los parados de larga duración. Desde USO-Madrid apostamos por una reindustrialización verde y que aporte mayor valor añadido y empleos más estables que los que dependen del turismo y la hostelería”, declara María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid.

 

10 contratos para sacar a un trabajador del paro

A ritmo constante, sin grandes vaivenes, la Comunidad de Madrid se acerca a los 3,7 millones de afiliados tras los datos de abril ofrecidos por la Seguridad Social. Ya son 3.675.558 cotizantes, cifra nunca antes alcanzada. De ellos, 3.138.992 pertenecen al Régimen General y 427.477 son autónomos. 4 de cada 5 son indefinidos y 2 de cada 3 lo son a jornada completa, lo que no acaba de cuadrar con los datos de contratación y paro.

Si en Madrid se generaron 87.978 contratos indefinidos en abril y se redujo el paro en 8.044 personas para bajar de los 300.000 por primera vez en mucho tiempo, el concepto ‘indefinido’ no refleja una realidad en la que se necesitan 10 contratos de este tipo para sacar a un trabajador del desempleo. Además, hay 114.148 fijos discontinuos, que son casi tres mil más que hace un mes y seis mil más que hace un año.

 

Brecha de género

También hay cifras que perpetúan deficiencias que tienden a ser estructurales, como la brecha de género: el perfil de afiliado al Régimen General es varón (52 %) con contrato indefinido (59 %); o autónomo (63 %). Al contrario, las mujeres son 6 de cada 10 en contratos temporales o a jornada parcial.

El desempleo bajó en todos los sectores productivos (incluido el colectivo sin empleo anterior), especialmente en el sector servicios (8 de cada 10). Aquí también crece una décima la brecha de género, ya que el 59,2 % son paradas; y, lo que es peor, dos de cada tres son paradas de larga duración y 3 de cada 4 tienen más de 45 años.

 

Crece la temporalidad

La gran noticia llega en la comparativa anual de los contratos. Madrid es la autonomía en la que más han crecido (26 %), el triple que la media nacional. Pero la alerta salta al comprobarse cómo la tendencia a la temporalidad (52,4) es cada vez mayor (un 40 % más que en el mismo mes del año pasado). Los servicios ofrecieron 9 de cada 10 nuevas contrataciones, a pesar del final de la Semana Santa; y 1 de cada 4 lo firmaron trabajadores foráneos.

Por último, se redujo ligerísimamente el número de perceptores de algún tipo de prestación (181.485), de las cuales 6 de cada 10 son contributivas, cuando a nivel nacional esta modalidad no llega ni a la mitad. La cuantía media subió 5 euros hasta un total 1.012 (31 euros más que en el conjunto de España). El plazo de reconocimiento sigue siendo el más alto de España a pesar de reducirse siete décimas hasta los 2,6 días.

Paro marzo: Madrid vuelve a batir su récord histórico de afiliación pese a la ligera subida del paro

Paro marzo: Madrid vuelve a batir su récord histórico de afiliación pese a la ligera subida del paro

La madrileña es la única región española, junto al País Vasco, en la que aumenta el desempleo

 

“En Madrid se siguen batiendo récords de afiliación, lo que es bueno, pero se firman menos contratos que antes y se destruye empleo a pesar del tirón de la Semana Santa. Algo no cuadra. Los contratos indefinidos no lo son realmente y, aunque agradecemos el detalle de la ministra de explicar el peso de los fijos discontinuos, exigimos del Gobierno datos más concretos y precisos que disipen ese tufillo a maquillaje del número real de parados”, denuncia María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid.

“Nos preocupa también el paro estructural, el de larga duración, que va de la mano de la brecha de género. Hacen falta medidas eficaces para reducirla y que ser mujer de edad avanzada no implique ser parada o aceptar empleos mal remunerados, temporales y a jornada parcial. Es un reto para nuestra sociedad y una cuestión de justicia social”, concluye.

 

Afiliaciones

3.660.920 afiliados. Esa es la nueva marca que supera en 1.515 la registrada en el último mes del 2023 y son 128.528 más que hace un año (+3,6 %). La coincidencia de la Semana Santa con los últimos días de marzo permitió que se batieran todos los registros y que, poco a poco, se aproxime la cota de los 3,7 millones por primera vez en la historia.

De ellos, 3.125.359 pertenecen al Régimen General (52 % hombres), 426.170 autónomos (63 %) y 11.287 fijos discontinuos (37 %). Esta polémica modalidad, que muchos creen que oculta los verdaderos niveles de desempleo, aumenta en 1.736 trabajadores, tras bajar en los dos primeros meses del año. Seis de cada diez indefinidos a tiempo completo son hombres; al contrario, seis de cada diez trabajadoras tienen contratos temporales o con jornada parcial.

 

Paro

En la Comunidad de Madrid hay 306.677 desempleados. Son 701 más que hace un mes (+0,2), aunque 8.308 menos que hace un año (-2,6). Este dato anual no es tan bueno como parece, ya que es casi la mitad que el registrado a nivel nacional. Lo más preocupante es la clara tendencia al alza de los parados de larga duración o sin empleo anterior, colectivo cuyo perfil más numeroso está formado por mujeres mayores de 45 años. Es aquí donde más marcada está la brecha de género (66 %), que se mantiene en el 59,1 % en el cómputo de todos los tramos de edad. También preocupa el aumento del paro (+3,5 %) entre la población extranjera.

 

Contratos

Tampoco llegan buenas noticas desde las contrataciones, que en marzo fueron 158.657 en nuestra región. En términos relativos, son un 7,2 % menos que en febrero y un 12,1 % menos que en marzo del 2023. Especialmente acusado es el frenazo de la contratación indefinida (-8,9 y -19,4, respectivamente), muy superior al experimentado por la temporal (-5,4 y -8,4).

En lo que va de año, se han firmado 498.232 nuevos contratos en la Comunidad de Madrid, casi exactamente los mismos indefinidos que temporales. 5.215 fueron conversiones de temporal a indefinido. Nueve de cada diez en el sector servicios y apenas uno de cada diez por trabajadores foráneos.

 

Prestaciones

Los perceptores de algún tipo de prestación aumentaron hasta los 181.922 en febrero. Seis de cada diez son contributivas y una de cada seis son para extranjeros. La cuantía media volvió a bajar un euro, hasta los 1.007 (22 más que a nivel nacional). Y el plazo de reconocimiento, aunque se redujo hasta los 3,3 días, sigue siendo el peor de España junto al de las Islas Baleares.

Paro Febrero: El desempleo repunta una décima pese a los buenos datos de afiliación en Madrid

Paro Febrero: El desempleo repunta una décima pese a los buenos datos de afiliación en Madrid

Las contrataciones también crecen respecto a febrero del 2023 y confirman las previsiones de un moderado crecimiento en nuestra región

 

“Sorprende el aumento del paro, aunque mínimo, en Madrid. Llama la atención que haya subido tanto entre los extranjeros, que normalmente son los que realizan las actividades más precarias, y haya descendido entre los nacionales, que tienen acceso a trabajos más cualificados y mejor remunerados. También destaca que siga creciendo el número de demandantes sin empleo anterior, que incluye a los de larga duración. Y, si discriminamos por sexos, se ve con claridad que el problema afecta sobre todo a las mujeres de mayor edad, por lo que habría que implementar medidas eficaces para cambiar esta tendencia”, analiza María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid.

La máxima responsable regional de la USO también denuncia que, pese a que los datos de afiliación “son buenos, aunque siguen distorsionados por la poca claridad respecto a los fijos discontinuos. Si no se refleja cuántos de ellos están activos y cuántos están recibiendo una prestación, puede ser debido a que el Gobierno maquille las estadísticas para que no reflejen el número de parados real”.

 

Paro

Madrid fue una de las seis comunidades autónomas donde creció el desempleo. Lo hizo de forma casi anecdótica, apenas una décima, cuando en el conjunto de España bajó tres. La parte medio llena de la botella son los casi 8.000 parados menos que hace un año en nuestra región; la medio vacía, que porcentualmente ha bajado la mitad (2,6) que en el conjunto del Estado (5,2).

De los 305.976 demandantes de empleo registrados en las oficinas del SEPE, el 59,1 % son mujeres. Esto supone que la brecha de género sigue reduciéndose de forma muy tímida, apenas cuatro décimas en los dos primeros meses del año.

Aunque el dato que más puede llamar la atención es que el paro creció en 965 personas entre la población extranjeras, lo que significa que aumentó en 500 entre los nacionales. En el último año, los parados foráneos han aumentado casi un 5 %, muy por encima de la media nacional (1,3).

Por sectores, bajó en la construcción (-351) y la industria (-23), mientras que subió en la agricultura (+18), los servicios (+401) y, sobre todo entre los demandantes sin empleo anterior o de larga duración (+420), una tendencia que ya se había observado el mes anterior.

 

Contratos

170.916 nuevos contratos se firmaron en la Comunidad de Madrid, superando los registros de los dos meses precedentes y marcando también un incremento del 6,3 % respecto al último mes de febrero. Como en enero, los indefinidos (50,2 %) superaron a los temporales; un dato mucho mejor que el registrado en el conjunto del país (56 % de temporalidad). Sin embargo, en términos interanuales se observa una ralentización de la contratación indefinida (+0,8) y un fuerte crecimiento de la temporal (+12,6), porcentajes mucho peores que los nacionales (+6,1 y +3,8 respectivamente).

5.706 trabajadores vieron convertido su contrato temporal en indefinido. Una de cada cuatro contrataciones fue firmada por extranjeros, lo que supone casi un 12 % más que hace un año.

 

Prestaciones

Fuerte subida de los perceptores de algún tipo de prestación en enero (+7.147). De los 179.157 dados de alta, seis de cada diez son beneficiarios de una prestación contributiva (106.354), cuando a nivel nacional este porcentaje respecto al total es apenas del 47 %. Es más, tres de cada cuatro nuevas altas (37.157) perciben esta modalidad de prestación. Uno de cada seis perceptores es de origen extranjero. El plazo de reconocimiento vuelve a subir hasta casi los 4 días, manteniendo a Madrid como la segunda peor comunidad en este apartado, solo superada por el anómalo dato de Baleares (casi 9 días). La cuantía media se redujo en 3 euros, hasta los 10.008 (18 más que la media nacional).

 

Afiliaciones

Febrero se comportó de forma muy similar al de los cinco años precedentes, aunque los 12.648 nuevos afiliados suponen el mejor dato desde el 2019. No se batió el récord absoluto de afiliaciones registrado en diciembre, pero si el mercado laboral se comporta de forma similar a los últimos años, en junio podría superarse por primera vez los 3,7 millones de trabajadores en alta laboral.

Desde una perspectiva de género, los 3.643.918 afiliados medios de febrero muestran un comportamiento muy dispar, que refleja como pocos la brecha de género sistémica y la dificultad que aún tienen las mujeres para compaginar trabajo y vida personal. Del total de afiliados, el 52 % son hombres; idéntico porcentaje al de afiliados en régimen general. Este porcentaje crece hasta el 63 % en los autónomos y se desploma en el de empleados de hogar, donde el 96 % son mujeres.

Con contrato indefinido, el 59 % de los afiliados a jornada completa son hombres, mientras que las mujeres son mayoría a jornada parcial (66 %) y entre los fijos discontinuos (63 %). Por cierto, que esta modalidad volvió a bajar por segundo mes consecutivo hasta los 109.551.

Con contrato temporal, seis de cada diez son afiliadas, tanto a jornada completa como a jornada parcial.

Paro julio: Baja de los 300.000 y se sitúa en niveles del 2008 en la Comunidad de Madrid

Paro julio: Baja de los 300.000 y se sitúa en niveles del 2008 en la Comunidad de Madrid

Las afiliaciones a la Seguridad Social sufren un ligero descenso, como suele ser habitual todos los meses de enero y julio

 

Paro

El número de parados en la Comunidad de Madrid se sitúa por debajo del listón de los trescientos mil por segunda vez desde octubre del 2008 (la anterior fue en diciembre del 2022), año en el que comenzó la crisis económica que dejó sin empleo a más de medio millón de trabajadores. La madrileña es la segunda comunidad autónoma con un mayor descenso en términos absolutos (-2.926) y baja casi un punto porcentual respecto a junio, más del doble que en el conjunto de España. Respecto a julio del 2022, el descenso en el número de desempleados es del 3,3 % (10.301), a un ritmo mucho más suave que la media estatal (-7,1 %).

En total, según los datos ofrecidos por el SEPE, hay 299.731 desempleados en la Comunidad de Madrid, de los que 119.788 son hombres y 179.943, mujeres. Es decir, la brecha de género se mantiene inalterada respecto al mes anterior (60 %), lo que también sucede a nivel nacional. Y esta brecha va creciendo conforme a los distintos tramos de edad.

Desciende respecto a junio el número de extranjeros sin empleo en casi un 3 %, aunque sube más de dos puntos respecto a julio del pasado año. También llama la atención el dato de que haya 78.817 trabajadores ocupados registrados como demandantes de empleo.

Por sectores de actividad, el paro baja en todos, aunque casi todo el descenso es absorbido por los servicios. Ocho de cada diez desempleados en Madrid pertenecen a este sector.

 

Contratos

En julio se firmaron 188.349 contratos en la Comunidad de Madrid, casi un 7 % menos que en el mes previo y un 10 % menos que hace un año. Nuevamente, el sector servicios se llevó nueve de cada diez nuevas contrataciones. Los contratos temporales superaron con creces a los indefinidos, lo que ha provocado que, por primera vez en lo que va de 2023, la temporalidad supere el 50 % en la región madrileña. Datos bastante mejores, eso sí, que en el conjunto de España. Y sigue su tendencia a la baja la conversión de temporales a indefinidos (5.555).

 

Prestaciones

En la comunidad madrileña ya hay 172.400 perceptores de algún tipo de prestación, de las que seis de cada diez son contributivas. Sorprende el fuerte retroceso de la cuantía media, que se sitúa en 974 euros. Es decir, 28 euros menos que en mayo, aunque aún 34 euros por encima de la media nacional.

Lo que apenas varía es el número de días que la Administración tarda en dar de alta una solicitud. Los 3,2 días de espera, aunque inferiores a los meses precedentes, siguen situando a Madrid en el último escalón a nivel autonómico y en el penúltimo a nivel provincial, solo superada por Almería.

 

Afiliaciones

Por primera vez desde enero, no se batió un nuevo récord de afiliaciones. La Seguridad Social pierde un 0,5 % de afiliados (algo que suele ser habitual en los meses de julio y enero), que se sitúan en 3.554.867. Casi un 4 % más que hace un año y mejorando los datos nacionales, en términos relativos.

 

Contratos de calidad y salarios dignos

“Sin duda, es una buena noticia superar esa barrera psicológica de los trescientos mil parados, una cifra que no se veía desde antes de la terrible crisis económica que dejó sin empleo a más de medio millón de trabajadores madrileños. Y más aún después de superar la pandemia del covid y de haber sufrido las consecuencias económicas provocadas por la invasión rusa de Ucrania. Parece que existe una tendencia a la estabilidad en el empleo y eso siempre es positivo. Sin embargo, también se observa esa misma tendencia negativa en las contrataciones, que son muchas menos que hace un año y vuelve a haber más contratos temporales que indefinidos, sobre todo a tiempo completo, mientras crece la figura del fijo discontinuo. Por eso, no solo pedimos que se implementen medidas para fomentar la contratación, sino que los nuevos contratos que se firmen sean estables y de calidad. Hay que trabajar el número de horas suficientes para que los salarios sean dignos”, manifiesta la secretaria general de USO-Madrid, María Concepción Iniesta.