Paro Febrero: El desempleo repunta una décima pese a los buenos datos de afiliación en Madrid

Paro Febrero: El desempleo repunta una décima pese a los buenos datos de afiliación en Madrid

Las contrataciones también crecen respecto a febrero del 2023 y confirman las previsiones de un moderado crecimiento en nuestra región

 

“Sorprende el aumento del paro, aunque mínimo, en Madrid. Llama la atención que haya subido tanto entre los extranjeros, que normalmente son los que realizan las actividades más precarias, y haya descendido entre los nacionales, que tienen acceso a trabajos más cualificados y mejor remunerados. También destaca que siga creciendo el número de demandantes sin empleo anterior, que incluye a los de larga duración. Y, si discriminamos por sexos, se ve con claridad que el problema afecta sobre todo a las mujeres de mayor edad, por lo que habría que implementar medidas eficaces para cambiar esta tendencia”, analiza María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid.

La máxima responsable regional de la USO también denuncia que, pese a que los datos de afiliación “son buenos, aunque siguen distorsionados por la poca claridad respecto a los fijos discontinuos. Si no se refleja cuántos de ellos están activos y cuántos están recibiendo una prestación, puede ser debido a que el Gobierno maquille las estadísticas para que no reflejen el número de parados real”.

 

Paro

Madrid fue una de las seis comunidades autónomas donde creció el desempleo. Lo hizo de forma casi anecdótica, apenas una décima, cuando en el conjunto de España bajó tres. La parte medio llena de la botella son los casi 8.000 parados menos que hace un año en nuestra región; la medio vacía, que porcentualmente ha bajado la mitad (2,6) que en el conjunto del Estado (5,2).

De los 305.976 demandantes de empleo registrados en las oficinas del SEPE, el 59,1 % son mujeres. Esto supone que la brecha de género sigue reduciéndose de forma muy tímida, apenas cuatro décimas en los dos primeros meses del año.

Aunque el dato que más puede llamar la atención es que el paro creció en 965 personas entre la población extranjeras, lo que significa que aumentó en 500 entre los nacionales. En el último año, los parados foráneos han aumentado casi un 5 %, muy por encima de la media nacional (1,3).

Por sectores, bajó en la construcción (-351) y la industria (-23), mientras que subió en la agricultura (+18), los servicios (+401) y, sobre todo entre los demandantes sin empleo anterior o de larga duración (+420), una tendencia que ya se había observado el mes anterior.

 

Contratos

170.916 nuevos contratos se firmaron en la Comunidad de Madrid, superando los registros de los dos meses precedentes y marcando también un incremento del 6,3 % respecto al último mes de febrero. Como en enero, los indefinidos (50,2 %) superaron a los temporales; un dato mucho mejor que el registrado en el conjunto del país (56 % de temporalidad). Sin embargo, en términos interanuales se observa una ralentización de la contratación indefinida (+0,8) y un fuerte crecimiento de la temporal (+12,6), porcentajes mucho peores que los nacionales (+6,1 y +3,8 respectivamente).

5.706 trabajadores vieron convertido su contrato temporal en indefinido. Una de cada cuatro contrataciones fue firmada por extranjeros, lo que supone casi un 12 % más que hace un año.

 

Prestaciones

Fuerte subida de los perceptores de algún tipo de prestación en enero (+7.147). De los 179.157 dados de alta, seis de cada diez son beneficiarios de una prestación contributiva (106.354), cuando a nivel nacional este porcentaje respecto al total es apenas del 47 %. Es más, tres de cada cuatro nuevas altas (37.157) perciben esta modalidad de prestación. Uno de cada seis perceptores es de origen extranjero. El plazo de reconocimiento vuelve a subir hasta casi los 4 días, manteniendo a Madrid como la segunda peor comunidad en este apartado, solo superada por el anómalo dato de Baleares (casi 9 días). La cuantía media se redujo en 3 euros, hasta los 10.008 (18 más que la media nacional).

 

Afiliaciones

Febrero se comportó de forma muy similar al de los cinco años precedentes, aunque los 12.648 nuevos afiliados suponen el mejor dato desde el 2019. No se batió el récord absoluto de afiliaciones registrado en diciembre, pero si el mercado laboral se comporta de forma similar a los últimos años, en junio podría superarse por primera vez los 3,7 millones de trabajadores en alta laboral.

Desde una perspectiva de género, los 3.643.918 afiliados medios de febrero muestran un comportamiento muy dispar, que refleja como pocos la brecha de género sistémica y la dificultad que aún tienen las mujeres para compaginar trabajo y vida personal. Del total de afiliados, el 52 % son hombres; idéntico porcentaje al de afiliados en régimen general. Este porcentaje crece hasta el 63 % en los autónomos y se desploma en el de empleados de hogar, donde el 96 % son mujeres.

Con contrato indefinido, el 59 % de los afiliados a jornada completa son hombres, mientras que las mujeres son mayoría a jornada parcial (66 %) y entre los fijos discontinuos (63 %). Por cierto, que esta modalidad volvió a bajar por segundo mes consecutivo hasta los 109.551.

Con contrato temporal, seis de cada diez son afiliadas, tanto a jornada completa como a jornada parcial.

IPC enero: Madrid cierra enero con la inflación más baja de toda España

IPC enero: Madrid cierra enero con la inflación más baja de toda España

La subyacente también se modera cuatro décimas y se sitúa en su nivel más bajo desde febrero del 2022

 

María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid, valora los buenos datos en la Comunidad de Madrid, “especialmente el de la inflación subyacente, que por primera vez en mucho tiempo es más baja que el incremento del salario medio pactado por convenio en nuestra región. O, lo que es lo mismo, los trabajadores recuperan mínimamente su poder adquisitivo, aunque probablemente nunca recuperen lo perdido en estos tres últimos años. Esperemos que el Gobierno mantenga durante más tiempo sus medidas fiscales, sobre todo las de los productos alimentarios básicos, porque ese dato sí que sigue siendo preocupante: la cesta de la compra no deja de subir muy por encima de la media y asfixia la economía familiar”.

 

Madrid es la comunidad autónoma con menor inflación

El Índice General no mostró ninguna variación respecto al mes anterior y, en términos interanuales, se mantiene en el 2,7 %, la mitad que en los dos meses de enero precedentes. El dato sitúa a la Comunidad de Madrid como la menos inflacionista de todas las autonomías y siete décimas por debajo del registrado a nivel nacional.

La vivienda fue el grupo de consumo que más subió en enero (+2,6), debido sobre todo a la rebaja de las ayudas fiscales del Gobierno central al suministro energético. El gasto en este capítulo es seis décimas mayor que hace un año, cuando en diciembre era un 6,3 % más barata.

También experimentaron un fuerte aumento las bebidas alcohólicas y el tabaco (2,5), las comunicaciones (2,0) y, algo más moderado, la alimentación (0,5). La cesta de la compra sigue moderando su encarecimiento, aunque llenarla es casi un 8 % más caro que hace un año y casi un 30 % que hace tres.

Salvo las medicinas (0,3), el resto de los apartados registraron descensos mensuales. Destacan sobre todo los experimentados por el vestido y el calzado (-9,1), aunque en el cómputo anual son un 3,5 % más caros que en el primer mes del 2023. Un comportamiento habitual en todos los meses de enero debido al periodo de rebajas, aunque más moderado que en años precedentes. Ocio y cultura (-2,2) y hostelería (-0,5) también mostraron una tendencia a la baja.

 

La subyacente mantiene su tendencia a la moderación

En cuanto a la inflación subyacente (sin alimentos frescos ni suministros energéticos), baja cuatro décimas en enero y se sitúa en el 3,0 %, su nivel más bajo en casi dos años. También es seis décimas inferior a la registrada en el conjunto de España. Es menos de la mitad que el pico mostrado hace exactamente un año (6,6) y, desde entonces, muestra una clara tendencia a la moderación que debería continuar en los próximos meses. Este dato es importante porque podría favorecer una rebaja de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo.

EPA cuarto trimestre 2023: Madrid sigue pulverizando todos los registros de población activa y ocupación

EPA cuarto trimestre 2023: Madrid sigue pulverizando todos los registros de población activa y ocupación

El paro también baja en más de 50.000 personas durante el último año y el desfase con los datos del SEPE se reduce casi a la mitad

 

La Comunidad de Madrid completó 2023 con mejores datos que los registrados a nivel nacional en los principales indicadores: la población activa creció un 3 % respecto al año anterior (+2,5 en el conjunto de España), los ocupados aumentaron un 5 % (3,8) y el número de parados bajó un 13 % (el doble que en el cómputo estatal).

 

Más población activa y ocupada que nunca

Las 3.714.500 personas con 16 años o más en edad de trabajar volvieron a pulverizar todos los registros históricos en nuestra región. Son 106.300 más que hace un año. Madrid es la tercera autonomía que más ha crecido en población activa. También ha sido una de las siete comunidades que ha crecido en el último trimestre, cuando a nivel nacional ha bajado dos décimas.

Lo más importante es que este crecimiento en el número de potenciales trabajadores no ha influido negativamente en las dos variables que estudian la salud del empleo. Los ocupados son ya 3.353.500, otro registro nunca alcanzado en la serie histórica. Son 67.600 más que en el trimestre anterior (cuando se había destruido empleo después de dos periodos de crecimiento) y el saldo neto del año es de 160.500 ocupados más. Además, Madrid sigue liderando el ranking de comunidades en tasa de ocupación (64 %, cinco puntos más que a nivel nacional).

 

La tasa de paro sigue por debajo del 10 %

Y la última nota reseñable es que se reduce a la mitad la diferencia entre los últimos datos ofrecidos por el SEPE y los de la EPA. Según esta última, hay 361.000 desempleados en Madrid, 65.000 más que los que reconoce el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Es decir, un 22 % más de parados, aunque en 2022 el desfase rondaba el 40. También son 54.200 parados menos que hace un año y las cifras se van acercando a las previas a la gran crisis económica del 2008 (aunque con mucha más población activa en la actualidad). La tasa de paro es inferior al 10 % (9,7 frente al 11,8 nacional), lo que sitúa a nuestra comunidad en mitad de la tabla autonómica.

Mención aparte merece la comparativa por géneros. La brecha es de 8 puntos favorable a los hombres en cuanto a tasa de ocupación (68/60) y de 1,5 puntos en tasa de paro (9/10,5). Eso sí, 2022 había cerrado con un 13,6 % de tasa de paradas, tres puntos más.

 

Conciliación familiar y oportunidades para los jóvenes

“La última EPA del año refrenda las buenas sensaciones respecto al empleo en nuestra región. Madrid atrae fuerza de trabajo y, aun así, sigue batiendo récords de ocupación y mejorando sus tasas de desempleo. Pero también es una estadística que ofrece un montón de datos segmentados que requieren de un estudio más pausado para poder cruzarlos entre sí. Por ejemplo, hacerlo desde una perspectiva de género o de edad, para facilitar la incorporación de la mujer y de nuestros jóvenes al mercado laboral. Solo así se podrá avanzar en aspectos clave como la conciliación familiar o evitar la fuga de talento joven por falta de oportunidades”, manifiesta María Concepción Iniesta, secretaria general de USO-Madrid.

IPC diciembre: La Comunidad de Madrid cierra el año con una inflación inferior al 3%

IPC diciembre: La Comunidad de Madrid cierra el año con una inflación inferior al 3%

La subyacente se reduce casi a la mitad desde enero y se sitúa en su nivel más bajo desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania

 

El Índice General repuntó apenas una décima respecto a noviembre, aunque la perspectiva es mucho más halagüeña si se comparan los datos con los del 2022. En junio de ese año, marcó un récord del 9,5 % que asfixió las economías familiares debido a la subida generalizada de alimentos y energía (a consecuencia del conflicto armado en el este de Europa). En diciembre, se había moderado al 5 %, aunque seguía provocando una sangría en los ahorros de las personas trabajadoras. Las continuas subidas de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) consiguieron moderar el alza de los precios, aunque repercutieron en el encarecimiento de las hipotecas.

 

Mejor que en España y en la Unión Europea

El alza de los precios muestra una tendencia a la moderación en la Comunidad de Madrid (2,7 %), que mejora los datos nacionales (3,1) y también los del conjunto de la Unión Europea (2,9) y se acerca poco a poco a ese objetivo del 2 % marcado por el BCE; lo que supondría, a su vez, una deseable rebaja del precio del dinero.

En diciembre, casi todos los grupos de consumo bajaron o subieron apenas unas décimas respecto a noviembre, con las notables excepciones al alza del ocio y la cultura (+2,6 %) y de vivienda y suministros (+0,8); y, a la baja, del vestido y calzado y del transporte (-1,3 % ambas).

Las peores noticias vuelven a llegar desde la cesta de la compra, la que más se ha encarecido en el 2023 (+7,8, cinco décimas más que en el conjunto de España). Eso sí, se sitúa en su nivel más bajo desde marzo del 2022, cuando inició una escalada que tocó techo (17,6) en febrero del pasado año. Al contrario, el precio de la vivienda y la energía doméstica es un 6,3 % más barata que hace un año. Y el transporte, sobre todo el privado, ha subido por debajo de la media (2, 0 %) gracias a la depreciación de los combustibles y de los carburantes.

 

Los salarios se equiparan con la inflación subyacente tras 25 meses

Aunque, sin duda, el dato más positivo es que, por primera vez tras 25 meses continuados de pérdida de poder adquisitivo (desde octubre del 2021), los salarios de los trabajadores madrileños pactados por convenio igualan a la inflación subyacente (3,4 %). Por comparar, en enero del 2023, este índice que excluye a los elementos más volátiles como alimentación y energía, casi doblaba (6,6) al incremento salarial registrado (3,3).

La secretaria general de USO-Madrid, María Concepción Iniesta, considera positivos todos estos datos, aunque con matices: “viniendo de donde venimos, 2023 se cierra con los mejores números desde hace mucho tiempo, pero no podemos olvidar que los trabajadores y sus familias han tenido que tirar de ahorros y apretarse el cinturón durante muchísimo tiempo; que hacer la compra, hoy, es casi un 30 % más caro que hace dos años; y que las hipotecas, con tipos de interés inasumibles, dificultan el derecho constitucional del acceso a la vivienda, más aún en nuestra región con los precios especialmente tensionados y con alquileres desorbitados. Por eso, al igual que valoré tras los últimos datos del paro, pedimos que tanto la estabilidad laboral como la que se está produciendo en los mercados sirvan para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, empezando por conseguir salarios más dignos para recuperar su capacidad de compra”.

IPC noviembre: La inflación baja en Madrid tras cinco meses de subidas y se sitúa en el 3 %

IPC noviembre: La inflación baja en Madrid tras cinco meses de subidas y se sitúa en el 3 %

La bajada de los precios de la energía provoca fuertes descensos en los gastos de vivienda y transporte

 

El Índice General cayó tres décimas tanto en la Comunidad de Madrid como en el conjunto de España y cierra noviembre en el 3,0 % (dos décimas menos que a nivel nacional). Se trata del mayor descenso mensual en lo que va del 2023, que aún experimenta un aumento de los precios del 2,7 %.

La inflación subyacente también volvió a moderarse por cuarto mes consecutivo y se sitúa en el 4,2 %, su nivel más bajo desde marzo del 2022, cuando comenzó a dispararse debido a los efectos sobre la economía de la invasión rusa de Ucrania. Es seis décimas menor que hace un mes y tres décimas inferior a la tasa nacional.

 

Los alimentos llevan dos años y medio de subidas

La cesta de la compra volvió a encarecerse un 0,5 % (+0,1 en el conjunto de España) y acumula 29 meses consecutivos al alza. Si bien el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas muestra una clara tendencia hacia la moderación desde enero, las familias madrileñas gastan un 9 % más en comer que hace un año y casi un 30 % más que en enero del 2021. El apartado más inflacionista, sin embargo, fue el de vestido y calzado (3,2 % mensual y 5,4 % anual).

Vivienda (-1,0 %) y transportes (-1,5 %) fueron los grupos más beneficiados debido al descenso de los precios del agua, la electricidad, el gas y los productos derivados del petróleo. Sin embargo, se prevé que esta tendencia se frene en los próximos meses debido a la finalización del llamado ‘efecto base’, ya que a finales del año pasado experimentaron una gran bajada tras meses de constantes subidas.

Fuerte retroceso también de los grupos de ocio y cultura (-1,3 %) y hostelería (-0,9 %), aunque siguen siendo, respectivamente, un 3 y un 6 % más caros que hace un año. El resto de los apartados de la tabla experimentaron ligeros aumentos de una o dos décimas.

 

Los salarios deben subir proporcionalmente a los precios

“Son buenos datos que permiten un respiro a las huchas de las familias. Sin embargo, esta tendencia a la moderación de los precios no puede ocultar el hecho de que las personas trabajadoras llevan perdiendo poder adquisitivo durante muchísimos meses, con una inflación estructural siempre superior a la subida de los salarios. Sólo con aumentos salariales proporcionales al del coste de la vida podremos recuperar la capacidad de compra y de consumo; y eso sólo puede lograrse con amplios acuerdos, y más valientes, entre gobiernos y agentes sociales”, explica la secretaría general de USO-Madrid, María Concepción Iniesta.

IPC octubre: Alimentos y energía dan un respiro y los precios se moderan en Madrid

IPC octubre: Alimentos y energía dan un respiro y los precios se moderan en Madrid

La inflación subyacente se sitúa en su nivel más bajo en 18 meses, aunque sigue siendo muy superior a la subida salarial media

 

Los datos ofrecidos por el Ministerio de Trabajo son mejores de lo previstos, aunque todo depende de si se mira a la estadística mensual o anual. El IPC general subió apenas una décima en octubre, ha experimentado un aumento del 3 % en lo que va de año y se mantiene en el 3,2 respecto al mismo periodo del año anterior. En todos los casos, datos algo mejores que los reflejados a nivel nacional.

Además, la inflación subyacente, a pesar de repuntar 3 décimas en octubre, volvió a bajar de ese 5 % interanual en el que se había instalado durante el anterior trimestre. Se sitúa en el 4,8 %, un nivel que no se registraba desde abril del 2022 y sigue siendo la más baja de España.

La evolución mensual refleja que la cesta de la compra volvió a subir 1 punto (algo menos de lo esperado) y, pese a su contención, sigue golpeando donde más duele a la economía familiar: los alimentos y productos no elaborados se han encarecido un 7 % en lo que va del 2023, casi un 10 % en el último año y se acercan ya al 30 % de subida desde enero del 2021 (índice base).

El alza más fuerte volvió a experimentarlo el grupo de vestido y calzado (+5,1), situándose por primera vez en positivo este año (+0,8 %). También fueron inflacionistas la hostelería (+1,3), la enseñanza (+0,9), el alcohol y el tabaco (+0,4) y el menaje del hogar (0,2).

El resto de las categorías bajó sus precios respecto al mes anterior, destacando dos muy relacionadas con los costes energéticos: electricidad y gas dieron un respiro a la vivienda (-0,6), que es casi un 6 % más barata que hace un año; y el transporte, sobre todo el privado, se vieron aliviados por el descenso en los precios de carburantes y lubricantes (-0,9 mensual y -0,3 anual). También registraron caídas ocio y cultura (-2,0), comunicaciones (-1,1) y medicinas (-0,6).

 

Sigue aumentando la pérdida de poder adquisitivo de las familias

“Que la Comunidad de Madrid registre cifras inferiores, en todos los casos, a las medias nacionales es una buena noticia para los trabajadores madrileños y sus familias. Que la inflación subyacente se sitúe por debajo del 5 %, también, aunque, al considerarse estructural, sigue muy alta en comparación con los salarios, que apenas han subido un 3,4 % hasta octubre. Es decir, sigue aumentando la pérdida de poder adquisitivo de las personas trabajadoras, asfixiadas por el alza continuada de los alimentos, principalmente”, explica la secretaría general de USO-Madrid, María Concepción Iniesta.

“Pedimos a los responsables políticos y empresariales, una vez más, una apuesta más decidida para que los salarios sean dignos y ayuden a recuperar la capacidad de compra de las familias, muy castigada desde hace ya demasiado tiempo”, concluye la máxima dirigente regional de la USO.