Solo 2 de los 45 presidentes de las más altas instituciones europeas han sido mujeres

Solo 2 de los 45 presidentes de las más altas instituciones europeas han sido mujeres

La llegada a las presidencias de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo de Ursula von der Leyen y Christine Lagarde respectivamente, supondrá el estreno de las mujeres al mando de estas instituciones. La Unión Europea, con sus medidas por la igualdad efectiva, ha dado un paso cualitativo en cuanto a la representación de la mujer en sus diferentes escalafones, “con un crecimiento importante que, en el caso de las parlamentarias españolas, tanto en Madrid como en Bruselas, está en los puestos de cabeza, rozando en ambos casos ese 50%. Sin embargo, además de la desigualdad que encontramos en Europa, especialmente en el Este, la brecha sigue sin romperse en los puestos más altos. Solo en el Parlamento y en la Comisión los mandos intermedios y de alta dirección son ocupados por mujeres en un tercio; las presidencias, sin embargo, siguen siendo tarea de hombres”, expone Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

Son datos de un estudio sobre la “Participación de la Mujer en la Unión Europea: de la integración al liderazgo”, elaborado por la Secretaría de Formación Sindical e Igualdad de USO. En cuanto a las elecciones, “han ayudado mucho los sistemas de cuotas y de cremalleras. Se afirma erróneamente que no se pueden imponer mujeres con menos capacidad de hombres, pero los estudios demuestran lo contrario: era más fácil que un hombre con menos aptitudes que una mujer estuviera en puestos de salida a que una mujer bien preparada lo lograse. Los sistemas de cuotas y listas cremallera obligan a buscar candidatas entre las mujeres de base, que en muchos casos están tapadas, a veces ocultándose ellas mismas, por no poder dedicarle el mismo tiempo a la carrera profesional que los hombres o por ser consideradas excesivamente emocionales para ejercer el poder. De hecho, cuando asumen carteras, siempre son relacionadas con el Bienestar Social, la Educación o Salud, mientras que ellos dirigen los apartados de más peso, como Interior, Exteriores, Industria o Finanzas”, continúa Moreno.

Por lo tanto, desde USO “defendemos que ese sistema de cuotas se mantenga en política y se potencie también en las grandes empresas, con un sistema de bonificaciones para quienes promocionen a sus trabajadoras hasta los altos cargos”, propone Dulce María Moreno.

 

MÁS INFORMACIÓN

La precariedad laboral obliga a retrasar 2 años la edad de maternidad

La precariedad laboral obliga a retrasar 2 años la edad de maternidad

Algo más de una persona de cada cinco en España son jóvenes de entre 16 y 35, predominando ligeramente los hombres. Este colectivo de 10 millones de personas es uno de los más castigados aún por los efectos de la crisis en cuanto a empleo y su correspondiente implicación en las posibilidades de emancipación. Hasta el punto de que, en estos 11 años, desde 2008, esta precariedad ha provocado que la maternidad se retrase dos años, hasta los 31 años de media. Desde 1984 a 2008, año que marca los 35 años de hoy, se había retrasado en menos de 4 años, pero obra de la transformación demográfica de España, adaptándose a las occidentales.

Estos datos demográficos son algunas de las conclusiones que aporta el Informe sobre la “Situación sociolaboral de la Juventud en España 2018-2019”, elaborado por el Departamento Confederal de Juventud de USO con motivo del día internacional, conmemorado el 12 de agosto.

En cuanto al empleo, las cifras del paro han mejorado ligeramente con respecto a 2018, sobre todo entre los adolescentes, aunque siguen muy lejos de las tasas de 2003, cuando nació el otro límite de esta generación joven, los chavales de 16 años. No obstante, “todas las edades y sexos continúan por encima de la tasa general de paro, salvo los hombres de entre 30 y 34 años. Y son especialmente dramáticas hasta los 24 años, pero sobre todo entre los 16 y 19 años. Ahí, uno de cada dos jóvenes que intenta incorporarse al mundo laboral está en paro, con una cifra mayor para las mujeres”, explica Pablo Trapero, responsable del Departamento Confederal de Juventud de USO.

Todavía hoy, los menores de 35 años suponen casi el 40% del total de personas en paro. En cifras globales, se ha rebajado desde 2018 en 100.000 personas. Sin embargo, no quiere decir que todas hayan encontrado empleo, pues las generaciones que se incorporan son cada vez menos numerosas que las que pasan a edad plenamente adulta. “De hecho, ha bajado el paro, pero también el número de activos, en un 0,43%, al contrario de la tendencia de los adultos, donde sí aumenta la tasa de actividad. Sí se ha recuperado ligeramente la ocupación, pero en un 1,5%, frente al 2,38% global. La leve recuperación de datos del mercado laboral llega más atenuada a los jóvenes”, lamenta Trapero.

Con respecto a la formación de nuestros jóvenes, “efectivamente, es la generación mejor formada de la historia, pero, aun así, soportan más precariedad que los jóvenes de décadas anteriores, cuyos salarios aún no han superado. Casi todos trabajan en el sector servicios, castigado por norma general con peores salarios y horarios. Y, además, a pesar de estar mejor formados, vemos cómo el paro de los titulados superiores ha subido entre los menores de 30 años, y también los de formación profesional superior entre 25 y 29 años. De todas formas, estar formado otorga mayor oportunidad de encontrar un empleo, como se ve en las altas tasas de paro de quienes no tienen la secundaria”, explica Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

 

“Se busca emancipación”

No solo paro, también un alto índice de contratación parcial. “Y arguyen como principal motivo de esa parcialidad el no haber encontrado un empleo a jornada completa, no porque estuvieran buscando ese tipo de jornada. En cuanto a las mujeres de 25 a 34 años, ya hay una incidencia de la maternidad en su jornada parcial obligada, un yugo que sufren las mujeres desde su juventud”, denuncia Moreno.

¿Qué falla entonces para que exista una barrera tan grande entre formarse mucho y acceder con garantías al mercado laboral? “Solo el 0,18% de los contratos que se firmaron en este primer semestre son de formación. Es un tipo de contrato que, con sus características actuales, no cumple con su función real, que es insertar a los jóvenes en el mundo del trabajo. Debe potenciarse ligado al último tramo de los estudios, potenciarse efectivamente la formación dual con más plazas. Además, deben fomentarse las políticas de Garantía Juvenil, que no estén supeditadas a fondos europeos y que se publiciten entre los interesados, que tienen un amplio desconocimiento de su utilidad y un alto porcentaje de fondos se pierde cada año”, pide la secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

Igualmente, añade otras medidas para jóvenes, en este caso, relacionadas con la emancipación: “además de sueldos bajos y temporalidad, el precio de la vivienda es un hándicap para la emancipación de nuestros jóvenes. Necesitamos un parque de viviendas de alquiler tasado que permitan esa emancipación. Hoy por hoy, se da la paradoja de que es un poco más barato comprar que alquilar, pero tampoco esto está al alcance de la juventud: no se pueden hipotecar 40 años si ni siquiera saben dónde van a conseguir una estabilidad laboral”.

El resultado es que “solo el 19% de los menores de 29 años puede independizarse del hogar familiar, con regiones incluso por debajo del 17%. Teniendo en cuenta que el precio medio de alquiler en España es de 862 euros al mes, resulta ilusorio para personas que no son ni mileuristas. Por eso en USO hemos elegido ‘Se busca emancipación’ como lema de este 12 de agosto”, concluye Pablo Trapero.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Junio registra una de las bajadas de paro más flojas de los últimos 9 años

Junio registra una de las bajadas de paro más flojas de los últimos 9 años

El número de parados registrados en la Comunidad de Madrid ha bajado un 1,91% en junio respecto al mes anterior, con 6.523 parados menos y situando el número total desempleados en nuestra región en 334.602 personas.

Aunque a primera vista el dato parezca positivo, hay que tener en cuenta que la creación de empleo se está estancando y este mes ha registrado una de las bajadas más flojas de los últimos nueve años. Esto se debe la incertidumbre política nacional y regional que están paralizando la iniciativa pública y privada.

Nuestro mercado laboral es “un enfermo que necesita una cirugía urgente que nadie se atreve a hacerle porque las operaciones requieren de una estabilidad y una iniciativa política que ha quedado aparcada por estériles discusiones sobre pactos, mientras ni médicos ni enfermeros le prestan atención al enfermo”, recrimina Joaquín Pérez, secretario general de USO: “el debate está en si Pedro con Pablo, si otro Pablo con Albert… y no en cómo abordar un plan integral de fomento del empleo de calidad”.

Con respecto al total de contratos, 36.729 fueron indefinidos en Madrid, un 0,21% más que el mes pasado, pero un 8,59% menos de los que se firmaron en junio de 2018. Con respecto a los temporales, sumaron 213.898 contratos, un 11,78% más que en mayo y un 3,87% más que en junio del año pasado. “El peso de la contratación temporal es cada vez más débil”, continúa Pérez, quien añade que “viendo, además, las cifras de la última EPA, la mitad de esa contratación indefinida se destruye en menos de dos años, ya ni eso es garantía de un futuro estable. O de una vez se modifica la legislación laboral al completo o estamos ante una nueva especie en extinción: el empleo estable”.

De la cifra total de desempleados en la Comunidad de Madrid, 136.915 son hombres y 197.687 son mujeres. Este dato resulta especialmente preocupante porque la brecha de género, en vez de reducirse, cada vez se amplía más. Mientras que entre los años 2009 y 2014, el paro afectaba de forma similar a hombres y mujeres, a partir de 2015 el número de desempleados varones ha descendido más rápìdamente que el de las desempleadas madrileñas.

En un país marcado por la contratación estival del sector Servicios, la estadística indica que, si se miran las cifras en términos desestacionalizados, sin atender a estas características, el paro ha subido. “El verano no crea empleo, crea peonadas, trabajos efímeros y mal pagados que recaen sobre los más jóvenes o sobre el 40% de personas que ya no reciben prestación, sobre los que intentan meter la cabeza en el mundo laboral y son la carnada perfecta. Entre los menores de 25 años, por ejemplo, el paro ha bajado cuatro veces más que entre los adultos”, matiza Joaquín Pérez.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

USO-Madrid reclama más implicación del Estado y sindicatos en la defensa de las empleadas del hogar

USO-Madrid reclama más implicación del Estado y sindicatos en la defensa de las empleadas del hogar

USO-Madrid reclama una mayor implicación del Estado y los sindicatos para mejorar el reconocimiento de los derechos laborales de las empleadas del hogar, un sector invisible y discriminado, según ha denunciado la técnica de Inmigración y Trabajo del Hogar de USO-Madrid, Marysol Ruberte durante su intervención en el seminario del Proyecto Europeo Advancing Personal and Holdhouse Services (Ad-PHS) celebrado este martes en Madrid.

A pesar de que la ley reconoce el derecho sindical en las empleadas domésticas, este sector se caracteriza por un trabajo individual en el interior de un hogar. Por lo que, “a la hora de la verdad, este colectivo no puede, entre otras cosas, crear secciones sindicales o elegir delegados de personal”, ha señalado Ruberte.

Existen las mismas dificultades con respecto a la negociación colectiva: “La normativa no se adapta a las peculiaridades de este sector y el principal obstáculo es la falta de una parte empresarial”, indica Ruberte. “A diferencia de países como Francia o Suiza, en España no existe asociaciones de titulares del hogar familiar en España”.

En otros casos, los derechos de las empleadas del hogar ni siquiera están reconocidas por la legislación: “El ordenamiento español excluyó a este colectivo de la normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales (PRL), a pesar de que la normativa europea sí recoge medidas de seguridad laboral que los hogares deben prestar a sus trabajadoras”, ha señalado Ruberte.

Y por si esto fuese poco, las trabajadoras domésticas sufren un mayor aislamiento e invisibilidad del sector. Esto facilita que en muchos casos se abuse de sus derechos de forma impune porque existen “dificultades para realizar inspecciones de trabajo en el interior de los hogares”.

 

Las empleadas de hogar necesitan mayor compromiso del Gobierno y los sindicatos

Marysol Ruberte ha destacado que “hay un incumplimiento sistemático de la legislación vigente ya que en muchos casos no se cumplen los horarios ni los salarios, no se respetan los días de descanso o vacaciones ni las cotizaciones reales”.

Por ese motivo, ha reclamado una mayor implicación del Estado para la implantación del cheque servicio y encontrar fórmulas para una inspección de trabajo más eficaz. También ha pedido la creación de categorías profesionales y la ratificación del Convenio 189 de la OIT, incluyendo la prestación por desempleo.

Ruberte también ha destacado que USO-Madrid es consciente de que hay una nueva fase de precarización laboral que afecta a las empleadas de hogar y cuidados, a las camareras de pisos o a los repartidores a domicilio. “Este nuevo nicho laboral requiere otro tipo de actuación sindical que debería llevar a una reestructuración de los sindicatos para dar respuesta a estas nuevas necesidades de defensa de estos trabajadores”, ha señalado.

 

¿Qué es el proyecto Ad-PHS?

El proyecto europeo Ad-PHS “Desarrollar los servicios Personales y Domésticos”, lanzado en diciembre de 2018, tiene como principal objetivo crear un punto de encuentro único para apoyar, guiar y aconsejar a las autoridades en la elaboración de sus políticas públicas para el sector.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

USO-Madrid alerta sobre la temporalidad a pesar de las buenas cifras de empleo en mayo

USO-Madrid alerta sobre la temporalidad a pesar de las buenas cifras de empleo en mayo

En USO-Madrid nos alegramos de la bajada del número de parados registrados en la Comunidad de Madrid en mayo respecto al mes anterior, con 6.600 parados menos (un 1,9 por ciento), aunque todavía nos preocupan esas 341.125 personas que todavía no tienen empleo y la excesiva temporalidad registrada en los últimos meses.

De la cifra total de desempleados en la Comunidad de Madrid, 141.794 son hombres y 199.331 son mujeres. Además, 25.982 empleados de la región en el mes de mayo tienen menos de 25 años, de los cuales 13.546 son hombres y 12.436 mujeres. Una vez más, se confirma que el paro afecta especialmente a las mujeres a partir de los 27 años, la edad en la que se suele iniciar un proyecto familiar.

Del total de contratos, 36.652 fueron indefinidos en Madrid, lo que supone 1.810 menos de los firmados en abril, una bajada del 4,71 por ciento, y 3.680 menos de los que se firmaron en mayo de 2018, lo que se traduce en una bajada del 9,12 por ciento. Los temporales sumaron 191.356, 12.199 más que en abril (6,81%) y 2.251 menos que en mayo del año pasado (-1,16%).

El secretario general de USO, Joaquín Pérez, ha segurado que mayo es tradicionalmente un mes de mucha contratación, con más dos millones formalizados en toda España, “pero con la plaga endémica de la temporalidad, que en general va aparejada al turismo. Aunque el Puente de Mayo solo lo fue para los madrileños, en esta ocasión fueron casi unas minivacaciones que repercutieron en toda la costa, norte y sur. Pero cinco días de contrato no salvan un mes ni mucho menos un empleo”, e insiste en que tanto la temporalidad, como el paro femenino “son las tendencias que hay que revertir, pues eso indicará un cambio real en el mercado laboral de nuestro país”, señala Pérez.

Por sectores, el que engloba mayor número de parados es el de Servicios, con 266.075, lo que se traduce en 5.026 menos que el pasado mes de abril, seguido de Construcción, con 27.214, que cuenta con 701 parados menos. Por su parte, destaca Industria, con 21.232, lo que supone un total de 438 desempleados menos y Agricultura, con 2.740 desempleados en este sector, lo que se traduce en 189 parados menos.

A nivel nacional, el número de parados bajó en 84.075 en mayo (-2,6%), superando por poco el retroceso que experimentó en el mismo mes de 2018, cuando disminuyó en 83.738 personas. Tras el descenso de mayo, el volumen total de parados se situó en 3.079.491 desempleados, su nivel más bajo en este mes en los últimos diez años.

 

MÁS INFORMACIÓN

 

Penas de hasta 5 años de prisión por difundir vídeos sexuales a través de las redes

Penas de hasta 5 años de prisión por difundir vídeos sexuales a través de las redes

Desde USO-Madrid pedimos responsabilidad en el uso de las redes sociales en el ámbito laboral y mostramos todo nuestro apoyo a  la familia de la mujer que se quitó la vida el sábado tras difundirse entre sus compañeros de trabajo un vídeo sexual suyo de hace cinco años.

La comisaría de la Policía Nacional de Alcalá de Henares ha abierto la investigación de oficio, ya que la fallecida no había interpuesto denuncia. Los agentes están analizando el vídeo que se filtró y comprobando quiénes lo compartieron y si la mujer pudo sufrir acoso por este motivo por parte de algunas personas de la empresa que trabajaba, del grupo Iveco. También investigan si fue su pareja o ella misma la que propagó las imágenes, según ha publicado Madrid Diario.

Si te encuentras en una situación similar, desde USO-Madrid te recomendamos que, en primer lugar, pongas los hechos en conocimiento de la empresa y de tus representantes sindicales para que tomen las medidas apropiadas.

En segundo lugar, busca asistencia legal. Recuerda que como afiliado, tienes derecho a consultar a nuestros servicios de Asesoría Jurídica con abogados expertos que te ayudarán a lo largo del proceso.

Si lo necesitas, no dudes en recurrir a psicólogos y especialistas que evalúen tu situación y te ayuden a encarar los perjuicios morales que estés sufriendo, así como las consecuencias de esa grave vulneración de tu intimidad y de tu honor.

En último lugar, queremos recordar que compartir un vídeo sexual a través de las redes sociales (includo WhatsApp) es un delito contra la intimidad tipificado en el artículo 197 de nuestro Código Penal y que conlleva penas de hasta cinco años de prisión. El delito incluye tanto a la persona que graba y cuelga el vídeo, y también a quien participa en su difusión a posteriori, que puede ser condenado hasta cuatro años de prisión.