USO-Madrid participa en la creación de la Estrategia Estatal de Cuidados

USO-Madrid participa en la creación de la Estrategia Estatal de Cuidados

La Secretaría de Igualdad de USO-Madrid ha participado este jueves en el Primer Foro de Encuentro Social para la elaboración de una Estrategia Estatal de Cuidados, organizado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 y el Ministerio de Igualdad.

En este primer foro hemos abordado cuestiones relacionadas con la profesionalización y dignificación de los cuidados. También hemos debatido sobre las principales medidas que habría que adoptar para acabar con la precariedad del sector, así como los usos del tiempo y las medidas a aplicar en el ámbito laboral para poder ejercer el derecho a cuidar y, por consiguiente, el derecho a recibir cuidados; las propuestas para la definición del modelo de gobernanza y las fuentes de financiación que podrían y/o deberían administrar y sostener el sistema.

Este es el primero de los tres foros que se desarrollarán durante los meses de octubre, noviembre y diciembre. De los debates que emanen de estos, se elaborará un documento de bases que sintetizará las aportaciones de la Mesa Asesora por los Cuidados y la sociedad civil organizada a la futura Estrategia Estatal de Cuidados.

Un sector precario, femenino y extranjero

USO-Madrid celebra la disposición de las administraciones para escuchar y valorar las propuestas de las asociaciones que históricamente han luchado por los derechos de las empleadas de hogar y cuidados. Consideramos que los retos principales de este colectivo son la puesta en práctica de los derechos, como el subsidio por desempleo, así como el de reducir considerablemente su porcentaje de economía sumergida.

Las trabajadoras irregulares se enfrentan a una gran precariedad laboral: no tienen protección ante la autoridad laboral, tienen salarios por debajo del SMI, no tienen la posibilidad de recibir subvenciones, ayudas o indemnizaciones. En el caso de las regulares, aunque se avanza favorablemente, aún sigue siendo un sector especialmente expuesto al acoso o a los bajos salarios.

La realidad es que el empleo de hogar es un sector muy feminizado, en el que se reproducen los roles tradicionales de género, en el que participan muchas mujeres migrantes y de edad avanzada. Se caracteriza, asimismo, por elevadas tasas de empleo irregular, parcialidad y un nivel elevado de fraude en la Seguridad Social. El camino a seguir viene marcado, en consecuencia, por la búsqueda de políticas públicas que cambien dicha situación y sigan fomentando un cambio integral en el sistema de cuidados español.

Las empleadas de hogar tienen derecho a cobrar el paro

Las empleadas de hogar tienen derecho a cobrar el paro

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó el mes pasado que España contraviene la normativa comunitaria al excluir a los trabajadores del hogar, mayoritariamente mujeres, de la prestación por desempleo, y por tanto es contraria al Derecho de la Unión.

El caso hace referencia a la denuncia que presentó una trabajadora del hogar ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de Vigo, a quien la Tesorería General de la Seguridad Social denegó su solicitud de cotizar para recibir el paro.

Su empleador estaba dispuesto a abonar la cotización que solicitó la trabajadora, pero la Tesorería la rechazó porque la protección que confiere el sistema especial de Seguridad Social para empleados del hogar no comprende la protección por desempleo.

¿Cuál es la regulación actual en materia de la prestación por desempleo de las empleadas de hogar en España?

La relación laboral de las empleadas de hogar se rige por el Sistema Especial para Empleados de Hogar, y la Ley General de la Seguridad Social excluye a este colectivo de la acción protectora de la prestación por desempleo.

Al contrario, se incluye en la protección por desempleo, siempre que tengan previsto cotizar por esta contingencia, a los trabajadores por cuenta ajena incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social, del que las empleadas de hogar no forman parte.

De esta manera, la norma deja desprotegidas a las empleadas de hogar que por perder su empleo, bien por acuerdo mutuo, bien como consecuencia del desistimiento del empleador, quedan excluidas también de acceder a cualquier otra prestación o subsidio supeditados a la extinción del derecho a las prestaciones por desempleo. Es una situación que deja en desamparo a las trabajadoras de este sector.

Motivos discriminatorios para excluirlas del derecho a desempleo

Es impactante que la TGSS y el Gobierno argumenten que la falta de dicha protección deriva del hecho de que este colectivo presenta elevadas tasas de empleo; un escaso nivel de cualificación; un porcentaje considerable de trabajadores no afiliados al Sistema; porque su empleador no es un empresario profesional y no obtiene un beneficio por el trabajo por cuenta ajena de dichos empleados; que el trabajo se ejecute en el ámbito del hogar familiar, etc., y que todo ello justifique y cause la exclusión de la prestación por desempleo.

La argumentación acerca de que el incremento de las cargas y de los costes salariales resultantes del aumento de las cotizaciones para cubrir la contingencia de desempleo podría reducir nuevas contrataciones y extinguir los existentes, así como el aumento del trabajo ilegal y de fraude a la Seguridad Social tampoco parece coherente para privar al colectivo de esta protección.

Así, de manera indirecta, se responsabiliza a las empleadas de hogar de las elevadas tasas de empleo ilegal y el fraude en la Seguridad Social. El TJUE anota, de forma correcta, que el fraude puede ocurrir en cualquier sector y no tiene que ver con el régimen de la SS. Y que, además, otros colectivos de trabajadores cuya relación laboral se desarrolla a domicilio para empleadores no profesionales, o cuyo sector laboral presenta las mismas peculiaridades en términos de tasas de empleo, de cualificación y de remuneración (jardineros, conductores particulares, trabajadores agrícolas y trabajadores contratados por empresas de limpieza) sí están cubiertos frente a la contingencia de desempleo. A pesar de que sus cotizaciones son, en algunos casos, inferiores a las aplicables a las empleadas de hogar.

Excluir a las empleadas de hogar del cobro del paro o prestación por desempleo no parece ser coherente en comparación con otros colectivos de trabajadores que disfrutan de esas mismas prestaciones pese a presentar características y condiciones de trabajo parecidas a las de las empleadas de hogar.

El Gobierno anuncia que regulará el derecho a paro de las empleadas de hogar

Tras conocer la sentencia del TJUE, el Ministerio de Trabajo y Economía Social ha anunciado que este año regulará el derecho a paro para las trabajadoras del hogar. Es probable incluso que el pronunciamiento del tribunal europeo acelere este proceso.

Las empleadas de hogar son el único colectivo sin derecho a paro en España y el TJUE ha determinado que es una discriminación indirecta por razón de género. El 90 % de este colectivo son mujeres. Y, en cifras, son, aproximadamente, unas 400.000 afiliadas a la Seguridad Social y otras 150.000 sin dar de alta.

El Gobierno también tiene pendiente la ratificación del Convenio 189 de la OIT, que provoca que las trabajadoras de hogar carezcan de los mismos derechos que el resto de trabajadores frente al despido, la protección por desempleo o la prevención de riesgos laborales, entre otros aspectos. Desde USO, reiteramos nuestra petición al Gobierno para que lo ratifique urgentemente; ya que, después de una década desde su acuerdo, sigue sin adoptarse.

Además, USO reclama un cambio en el Régimen Especial de Empleados de Hogar y que se destinen recursos para conseguir un cambio de paradigma en el sistema de cuidados español.

USO-Madrid participa en la creación de alianzas para luchar por las empleadas de hogar

USO-Madrid participa en la creación de alianzas para luchar por las empleadas de hogar

USO-Madrid ha participado este 13 y 14 de noviembre en la reunión que la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH) ha celebrado en Sevilla. Más de 30 organizaciones de apoyo a las trabajadoras del hogar y cuidados de toda España (Barcelona, Sevilla, Madrid, valencia, Zaragoza) entidades migrantes y sindicatos ha acudido a la cita con el fin de crear alianzas europeas e internacionales para luchar por los derechos de estas trabajadoras.

En dicho encuentro estuvo tanto la presidenta de la FITH Elizabeth Tang como la representante a nivel europeo Grace Papa. Ambas estaban interesadas en conocer de primera mano la situación que atraviesa el colectivo en nuestro país.

Para finalizar el encuentro se creo un foro en el que se debatió la ratificación e implementación del Convenio 189. En dicho foro participaron representantes de primer nivel del gobierno español.

La USO fue invitada a dicho encuentro como entidad sindical con una larga y reconocida trayectoria trabajando para el reconocimiento de los derechos tanto sociales como laborales del colectivo de trabajadoras de hogar y cuidados.

Guía y documentos para solicitar la ayuda extraordinaria para empleadas de hogar

Guía y documentos para solicitar la ayuda extraordinaria para empleadas de hogar

Las empleadas de hogar que hayan perdido sus ingresos o hayan finalizado sus trabajos temporales desde la entrada en vigor del estado de alarma pueden pedir los subsidios extraordinarios, aprobados y en vigor desde el 2 de abril, pero inaccesibles hasta este martes, 5 de mayo.

¿Quién puede solicitarlo?

  • Las empleadas de hogar que hayan perdido parte o todos sus ingresos porque sus empleadores les han reducido o eliminado las horas de trabajo.
  • Las empleadas de hogar que hayan sido despedidas desde que entró en vigor el estado de alarma (14 de mayo) o las que hayan finalizado un contrato temporal.

¿De cuánto es la ayuda?

La ayuda consiste en el 70% de la base cotizable que se ha dejado de percibir (de todo el salario en caso de despido o de la parte que se ha dejado de percibir en caso de reducción de jornada) teniendo en cuenta el salario del mes anterior. En ambos supuestos, no podrá ser superior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), de 950 euros al mes. De hecho, no se concederá a personas que ahora mismo tengan otros trabajos o actividades que superen esos 950 euros.

¿Cuánto dura el subsidio?

Desde la fecha en que debido a la crisis del coronavirus, su empleador de hogar le dio de baja en la Seguridad Social o le redujeron la jornada, hasta un mes después del fin de la vigencia del estado de alarma (o hasta la fecha en que usted se reincorporó a su trabajo con la jornada habitual) siempre que durante todo el periodo se mantengan los requisitos exigidos para ser beneficiario.

¿Dónde se solicita?

Presencial. Descarga e imprime la solicitud y la Declaración Responsable al final de esta página. Puedes presentarla en cualquier oficina de asistencia en materia de registros o en las oficinas de correos, dirigiéndola a  Unidad Subsidio Empleadas Hogar.  Dirección General del Servicio Público de Empleo Estatal, Calle Condesa de Venadito Nº9, 28027-Madrid.

ONLINE: Puedes presentar su solicitud online en la SEDE del Servicio Público de Empleo Estatal, siempre que disponga de DNI electrónico, certificado electrónico o Cl@ve.

¿Qué documentos se deben presentar?

Puedes encontrar todos los documentos que necesitas al final de esta página. Debe presentarse la solicitud firmada por la persona trabajadora a través del formulario elaborado por el SEPE

Una declaración responsable de los empleadores en la que se especifica, entre otras cosas, el salario que percibías antes de la reducción de jornada o el despido.

Fotocopia del documento que acredite la identidad de la trabajadora y, en su caso también la del representante, y del empleador o de todos los empleadores.

  • Personas españolas: Documento Nacional de Identidad (DNI) o pasaporte.
  • Personas extranjeras residentes en España:
    • no comunitarios: Tarjeta de Identidad de Extranjero (TIE), junto con el pasaporte. Aclaración: lo que normalmente se conoce como NIE es en realidad la TIE. La TIE es la tarjeta física y el NIE, el número, se encuentra en dicha tarjeta.
    • nacionales de la Unión Europea: certificado de registro en el que conste el NIE, junto con el documento identificativo en su país de origen o, en su defecto, el pasaporte.

¿Cuándo voy a recibir la ayuda?

La ayuda se cobrará el día diez de cada mes pero la resolución da un máximo de tres meses para aprobar o denegar cada solicitud. Aunque percibas la ayuda con retraso, cobrarás todos los meses desde que se produjo el despido o la reducción de ingresos.

¿Y si me he quedado sin empleo?

Si se da una extinción del contrato, deberá presentarse, junto al resto de documentación, la carta de despido, comunicación del desistimiento de la persona empleadora, o documentación acreditativa de la baja en el Sistema Especial de Empleados de Hogar. En este caso, no será necesario aportar la declaración responsable de la persona empleadora.

La falsedad, incorrección u ocultación en la información facilitada en la declaración responsable del empleador o de la facilitada por la trabajadora supondrán la extinción del subsidio y la devolución de las cantidades percibidas indebidamente, además de las sanciones que eventualmente correspondieran.

 

¿Qué pasa si cambia la situación de la empleada de hogar en relación con su trabajo?

Es importante comunicarle al SEPE cualquier variación en la situación a partir de la presentación de la solicitud y mientras se esté cobrando el subsidio, como son:

  • fin de la reducción total o parcial de jornada.
  • nueva contratación.
  • percibir incapacidad temporal.
  • cambio en la reducción total o parcial de la actividad.
  • despido o fin de la relación laboral.
  • Además, deben comunicarse las retribuciones que sigan ingresándose por otras actividades compatibles con el subsidio u otras prestaciones de carácter económico de la Seguridad Social, para comprobar que no se superan los límites de cuantía del subsidio (950 euros, detalle más abajo).

¿Cuál es el plazo para comunicar las variaciones?

El plazo para comunicar cualquier variación que se produzca en su situación laboral o en las retribuciones a partir de la presentación de la solicitud y durante la percepción del subsidio extraordinario, es en el mismo momento en que se produzca la variación y con un plazo máximo de tres días naturales.

 

¿Qué pasa si recibo el subsidio indebidamente?

Si se recibe el subsidio extraordinario indebidamente, deberá reintegrarse su importe; es decir, devolver todo lo recibido. Quienes, por acción u omisión, hayan contribuido a hacer posible la percepción del subsidio, responderán subsidiariamente, junto con la persona trabajadora, salvo buena fe probada de la obligación de reintegrar el importe recibido.

La falta de comunicación de las variaciones en la situación, así como la falsedad, incorrección u ocultación de información de la declaración responsable de la persona empleadora o de la persona trabajadora supondrá la extinción del subsidio, junto a la devolución de las cantidades percibidas indebidamente. Además, se procederá a las sanciones que eventualmente correspondieran.

 

¿El SEPE cotizará a la Seguridad Social durante la percepción del subsidio?

No, el Servicio Público de Empleo Estatal no efectuará la cotización a la Seguridad Social durante la percepción del subsidio extraordinario, al no estar expresamente previsto en el Real Decreto-ley 11/2020. Las personas que estén pagando la Seguridad Social deberán seguir pagándosela ellas, salvo en los casos de extinción de la relación laboral.

La Secretaría de Formación Sindical e Igualdad de USO lamenta esta grave discriminación: “a diferencia del resto de las prestaciones por desempleo, esta es la única donde no se cotiza a la Seguridad Social. Con esta decisión, se deja fuera a miles de trabajadoras que no están dadas de alta en el Sistema de Empleadas de Hogar y que sufren especiales condiciones de vulnerabilidad. Una gran parte de las afectadas por este cese de actividad son mujeres migrantes, y, en muchos casos, sin regularizar en nuestro país”.

 

¿Puedo trabajar en otras actividades mientras cobro este subsidio extraordinario?

Sí, el subsidio es compatible con otras percepciones que se estuvieran cobrando en la fecha del devengo (es decir, la fecha en que empiezas a beneficiarte del subsidio), derivadas de actividades por cuenta propia o ajena. Se incluyen aquellas que sigas realizando dentro del régimen de empleos del hogar, siempre que la suma de los ingresos mensuales derivados del subsidio y el resto de actividades no superen, en conjunto, el salario mínimo interprofesional (950 euros).

 

Subsidio por incapacidad temporal

Este subsidio extraordinario por falta de actividad es incompatible con el subsidio por incapacidad temporal, aunque el motivo de la incapacidad sea haber dado positivo en la prueba de detección del covid-19 o por estar en aislamiento preventivo.

 

Permiso retribuido recuperable

¿Qué pasa si he disfrutado del permiso retribuido recuperable entre el 30 de marzo al 9 de abril?
En ese caso, debe comunicarse que se disfrutó de dicho permiso en ese periodo. Será incompatible con la percepción del subsidio por el mismo período, pero exclusivamente por ese período.

 

Descarga de documentos

USO-Madrid reclama medidas específicas para las empleadas de hogar durante el estado de alarma

USO-Madrid reclama medidas específicas para las empleadas de hogar durante el estado de alarma

USO-Madrid reclama medidas específicas para las empleadas de hogar y cuidados. También denunciamos que este colectivo ha quedado fuera del Real Decreto emitido por el Gobierno para afrontar las repercusiones económicas del coronavirus durante el estado de alarma.

Desde la Secretaría de Igualdad de USO-Madrid recuerdan que las trabajadoras del hogar y los cuidados han supuesto y suponen un apoyo fundamental cuando hablamos sobre todo del cuidado de personas mayores en nuestra comunidad. “A la actual situación de estado de alarma en la que vivimos tenemos que unir la situación de crisis de los cuidados que ya teníamos, y ello nos lleva a invisibilizar todavía más la problemática laboral y social de estas trabajadoras”, señala la técnica Marysol Ruberte.

Desde USO-Madrid queremos poner la mirada en las condiciones laborales en las que estás mujeres están realizando su trabajo, poniendo el acento en los siguientes puntos:

  • Al carácter de una ley propia de Prevención de Riesgos Laborales, estas trabajadoras dependen de que la familia empleadora le suministre todas las medidas de protección tanto para su propia seguridad y salud, como para la de la familia para la que trabaja.

 

  • Estas medidas implicarían la entrega de guantes y mascarillas. Pero en la situación actual es casi imposible disponer de dicho material, por lo que la mayoría de ellas están totalmente desprotegidas en este sentido. Dicha situación se agrava mas en el caso de las internas, ya que su espacio profesional y personal es compartido con los/as empleadores.

 

  • Pese a estar dadas de alta en la Seguridad Social, no cotizan para la prestación por desempleo y por lo tanto si son despedidas carecen de ingresos y ayudas, ya que en el Real Decreto emitido por el Gobierno para afrontar las repercusiones económicas de esta crisis ,no se ha incluido a este colectivo

 

  • Si la trabajadora deja su puesto de trabajo por temor real y efectivo a contagiarse por el virus, dicha baja no esta justificada y por lo tanto quedaría también desprotegida.

 

  • Otro caso distinto será que la trabajadora esté ya contagiada por coronavirus, o esté aislada por protocolo y por lo tanto este de cuarentena. En este supuesto y siguiendo las instrucciones de la Seguridad Social nos encontraremos ante una incapacidad temporal por enfermedad profesional. Este supuesto esta recogido en la ley especial que regula la relación laboral de estas trabajadoras y por lo tanto podrán acogerse a dicha figura.

 

  • Por último, tenemos que tener en cuenta que estamos hablando de uno de los mayores nichos laborales, en los que la economía sumergida representa un  porcentaje muy alto. En este sentido son muchas las mujeres que trabajan sin contrato y que se encuentran en situación administrativa irregular. En estos casos la familia empleadora no suministra el justificante con la dirección de trabajo y, por lo tanto estas mujeres se exponen a tener que pagar una multa por no acreditar que van a su puesto de trabajo o renunciar al mismo y por lo tanto no disponer de ingresos.

 

Solo con estas pequeñas pinceladas ya podemos observar cómo estamos hablando de un colectivo que requiere de una protección especial por encontrarse en una situación de especial vulnerabilidad. Por ese motivo, insiste Ruberte, desde USO-Madrid reclamamos que se adopten medidas específicas para las empleadas del hogar y los cuidados.