La subida nefasta del paro en Madrid obliga a plantear otro modelo laboral

La subida nefasta del paro en Madrid obliga a plantear otro modelo laboral

El paro en la Comunidad de Madrid ha crecido un 3,33% en enero, lo que convierte a nuestra región en la segunda de España en la que más crece el desempleo por detrás de Andalucía. “La situación de expansión económica comienza a estancarse y es necesario crear empleo de calidad en el sector no estacionales como la Industria y una mayor inversión en I+D+I”, afirma la secretaria general de USO-Madrid, Concepción Iniesta.

Ahora mismo en la región hay 350.606 personas sin trabajo y un 78,1% (274.096) de ellos pertenecen al sector Servicios, lo que se traduce en 10.895 más que el pasado mes de diciembre. “El sector Servicios es precario. Un modelo laboral basado en los contratos temporales asociados a la Navidad o a las rebajas suponen un lastre en las condiciones de los trabajadores, que se ven sometidos a una inestabilidad que imposibilita cualquier proyecto de vida a largo plazo”, explica Iniesta.

Y a pesar de que la cifra de parados en la región sea un 8,2% más baja que hace un año, hay que alertar de que “existe un estancamiento en la recuperación económica fomentada por una reforma laboral que lo único que contribuyó fue a precarizar las condiciones laborales”.

Y sólo hay que observar que a pesar de que este mes se ha alcanzado un récord en la contratación con 226.381 contratos registrados durante enero, lo cierto es que un 82,3% de esos contratos son temporales (186.216) y un 17,7% (40.165) son indefinidos.

Los contratos temporales siguen aumentando en detrimento de los indefinidos. Este mes se han realizado un 7,7% más de contratos temporales con respecto a enero del año pasado, lo cual demuestra que “nos encontramos ante una espiral de degradación en las condiciones laborales fomentada sin duda alguna por la reforma de la Ley Laboral”.

También hay que destacar que, de la cifra total de desempleados en la Comunidad de Madrid, 146.947 son hombres (41,9%) y 203.659 son mujeres (58.1%), por lo que “resulta imprescindible seguir ahondando en las políticas de igualdad que permitan a las mujeres acceder al mercado laboral y ascender en igualdad de condiciones que los hombres”, señala Iniesta.

Además, 26.096 desempleados de la región en el mes de enero tienen menos de 25 años. “Nuestros jóvenes siguen sin encontrar estabilidad ni acceden al mercado de trabajo en condiciones dignas: sus informes de vida laboral ocupan folios y folios que suman unos meses de experiencia en forma de decenas de contratos por días”, afirma el secretario general de USO, Joaquín Pérez, que insiste en que “son la diana fácil de las agotadoras campañas navideñas de jornadas de 12 horas durante diez días”.

Superadas las 200.000 firmas contra el cierre de los colegios de Educación Especial

Superadas las 200.000 firmas contra el cierre de los colegios de Educación Especial

La Federación de Enseñanza de USO de Madrid, (FEUSO-Madrid) ha conseguido superar las 200.000 firmas de apoyo a su campaña para denunciar el cierre de los colegios de Educación Especial.

El Gobierno pretende introducir en la nueva Ley de Educación, que está tramitando a una velocidad exprés, una norma para que los 35.000 alumnos con discapacidad que estudian en los centros de Educación Especial se integren en las aulas ordinarias.

“Como está sucediendo con el resto de las medidas que incorpora la nueva Ley, todo se está haciendo a cien por hora, sin el necesario debate, sin consenso y sin contar con los representantes de los trabajadores y de los centros”, denuncia el secretario general de FEUSO-Madrid, Juan Torija.

 

Cientos de puestos de trabajo en peligro

“Esta medida provocaría el cierre de muchos centros que llevan muchos años prestando un impagable servicio educativo a la sociedad y a las familias gracias a la atención y al trabajo profesional de unos docentes que ven, además, como sus puestos de trabajo están en peligro“, señala Torija.

El Gobierno se ampara en una discutible recomendación de la ONU, que emitió un Informe sin conocer con detenimiento la realidad educativa de estos alumnos ni el trabajo que desarrollan los centros de Educación Especial. En la Comunidad de Madrid, hace unos meses, se tramitaron varias proposiciones de ley en esta dirección que encontraron sin embargo un contundente rechazo de las familias, los centros y el profesorado.

 

Educación inclusiva, sí. Especial, también

De llevarse a cabo las medidas que contemplaban estas proposiciones, provocarían la eliminación de los colegios de Educación Especial (centros educativos específicos para alumnos con necesidades especiales asociadas a un determinado tipo de discapacidad).

“Desde FEUSO no nos oponemos a que se promueva la educación inclusiva; al contrario”, señalan desde la federación regional. “Lo que sí rechazamos es la imposición y el decretazo y que solo se contemple para este alumnado una única modalidad de escolarización, sin que se respete la libertad de las familias, medida que provocará indirectamente el cierre de numerosos centros de Educación Especial y llevará al paro a miles de trabajadores”.

FIRMA AQUÍ PARA QUE NO DESAPAREZCAN LOS CENTROS DE EDUCACIÓN ESPECIAL

Madrid recupera el nivel de empleo de 2008, pero aumenta la precariedad

Madrid recupera el nivel de empleo de 2008, pero aumenta la precariedad

El paro en la Comunidad de Madrid bajó en 70.400 personas en el 2018 hasta situarse en 396.200. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este martes, esto supone una caída porcentual del 15,08% con respecto al año pasado.

Por otro lado, se crearon 108.600 empleos, lo que se traduce en un incremento del 3,71 por ciento con respecto al 2017.

Teniendo en cuenta sólo el cuarto trimestre, la tasa de desempleo es del 11,54 por ciento. El número de parados disminuyó en 6.300, lo que se traduce en una caída del 1,56 por ciento con respecto al trimestre anterior.

Del total de desempleados en la región, 195.100 eran hombres, siendo la tasa de desempleo en el género masculino del 11,07 por ciento; mientras que 201.100 parados eran mujeres, con una tasa de desempleo de 12,05 por ciento.

A pesar de las aparentes buenas cifras, Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO alerta de que “solo hay que escarbar un poco en la estadística para corroborar que el cuarto trimestre ya muestra la ralentización en la creación del empleo y, además, que ese empleo que se ha creado es precario”, continúa Estévez.

 

Un 14,45% de parados en España

En toda España, el paro bajó en 462.400 personas en 2018, lo que supone un 12,3 por ciento menos que en 2017, registrando su sexto descenso anual consecutivo. No obstante, este retroceso es inferior a los experimentados en los cuatro años anteriores, aunque superior al de 2013, cuando el desempleo bajó en 85.400 personas.

La tasa de paro se situó al finalizar 2018 en el 14,45 por ciento, porcentaje 2,1 puntos inferior al de 2017 y su nivel más bajo en diez años.

 

Jóvenes madrileños precarios

El número de parados menores de 25 años en la Comunidad de Madrid sumaron 65.500 personas al finalizar el 2018, lo que se traduce en una tasa de paro juvenil del 30,42 por ciento. La tasa nacional se sitúa en el 33,5 por ciento, con un total de 502.900 menores de 25 años en paro. Son 55.300 menos que el año pasado.

Estévez señala que “observamos con preocupación cómo el mercado laboral vuelve a castigar a nuestros jóvenes, con una bajada de 76.700 ocupados entre los menores de 25 años”, concluye la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO.

Por sexos, la tasa de paro juvenil es más alta entre los madrileños, donde se alcanza el 32,63 por ciento frente a la tasa del 28,17 por ciento entre las mujeres. En el segundo tercer del 2018 la tasa de paro juvenil se situó en el 27,7 por ciento.

 

 

USO-Madrid acude al homenaje en recuerdo de las víctimas del Holocausto

USO-Madrid acude al homenaje en recuerdo de las víctimas del Holocausto

USO-Madrid ha acudido este miércoles al homenaje del Ayuntamiento de Madrid en recuerdo de las víctimas del Holocausto judías, gitanas, antifascistas y del colectivo LGTB. El acto ha tenido lugar en el salón de actos de Cibeles.

El tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, ha afirmado que “la memoria de las víctimas es un pilar indiscutible para construir una convivencia libre de violencias de persecución por cualquier motivo; un Estado constitucional garante de Derechos Humanos debe basarse en el reconocimiento de los derechos de las víctimas. Es desde esta base desde la que se construye una sociedad democrática”, ha señalado Valiente.

Al homenaje han acudido el secretario de Organización, Fernando Lago y la secretaria de Formación y Salud Laboral, Raquel Bordoy. Entre las autoridades invitadas también se encontraban representantes del cuerpo diplomático, asociaciones de Memoria, la portavoz del PSOE en el Consistorio, Purificación Causapié; el portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida; la edil de Ciudadanos Ana Domínguez, así como los concejales Ramón Silva y Pedro Barrero (del PSOE), o los ediles de la bancada del PP José Luis Moreno e Isabel Martínez-Cubells.

Durante su intervención, Mauricio Valiente ha apelado a insistir en la condena del negacionismo histórico, dado que tristemente hoy encuentra ecos”. Los cuatro grupos municipales han rendido así homenaje a las víctimas del Holocausto que “representan lo mejor la historia y de los valores”.

A continuación, Valiente ha dado la palabra a diversos colectivos que sufrieron la represión nazi. En primer lugar ha tomado la palabra Federico Armenteros, de la Fundación LGTBI 26 de diciembre, quien ha recordado que los homosexuales, una vez liberados los campos de concentración, fueron enviados a cárceles. “Cuando entraron las tropas soviéticas al campo de concentración, a las personas homosexuales, como habían estado en un balneario, los mandaron a la cárcel, porque hay que recordar la ley alemana nos tenía como delincuentes”, ha narrado.

Susana Jiménez, de la Fundación Secretariado Gitano, ha aseverado que el Holocausto fue también una “tragedia romaní”. “Las teorías de pureza racial impactaron en la política europea, y en la Alemania nazi se les esterilizó, deportó, tortutó y asesinó. Se calcula que más de medio millón de gitanos fueron asesinados”, ha indicado.

La vocal de la Junta Directiva de la comunidad judía de Madrid y superviviente del campo de Mauthausen, Eva Leitman Bohrer, ha asegurado que “el campo de concentración solo es imaginable como literatura, no como realidad”. Durante el Holocausto fueron exterminadas “tres cuartas partes de los judíos” de Europa. “Las palabras son pobres para describir el horror. Combatientes republicanos, homosexuales, discapacitados… fueron asesinados solo por ser o pensar de forma diferente”, ha añadido.

Por último, representantes de los cuatro grupos municipales han encendido unas velas en memoria de las víctimas del Holocausto, y una violoncelista ha puesto el punto y final al acto con la interpretación de dos piezas de música judías.

Las trabajadoras del hogar denuncian el cambio en los tramos de cotización: fomentarán el trabajo en negro

Las trabajadoras del hogar denuncian el cambio en los tramos de cotización: fomentarán el trabajo en negro

Las trabajadoras de hogar y de cuidados denuncian que el cambio de bases de cotización a la Seguridad Social aprobadas por el gobierno de Pedro Sánchez fomentarán el trabajo en negro. Esto supone más precariedad y un retroceso en el reconocimiento de sus derechos laborales.

Casi medio centenar de organizaciones de trabajadoras de hogar y de cuidados, entre las que se encuentra USO-Madrid, han firmado un manifiesto en el que exigimos la equiparación de derechos y protección social con el resto de los trabajadores. También reclamamos el reconocimiento pleno en el Estatuto de los Trabajadores e integración completa en el Régimen General de la Seguridad Social.

 

La injusticia de los nuevos tramos

La aprobación del Real Decreto-Ley 28/2018, de 29 de diciembre, para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo, supone un aumento de los tramos de cotización que agudizarán las dificultades que ya padece este sector:

  •  Se incrementa la base del tramo 1, el más bajo, hasta 206 € al mes. La base mínima anterior
    también era demasiado elevada y sabemos qué consecuencias ha tenido: la mayoría de las
    trabajadoras con contrato de pocas horas no están dadas de alta en la Seguridad Social porque
    salario y cuota a pagar no guardan una proporción adecuada. Ahora, la resistencia de la parte
    empleadora a dar de alta será todavía mayor.
  • Los tramos intermedios, del 2 al 9, se han organizado de tal manera que se incentiva que los empleadores, para pagar menos cuota, declaren salarios inferiores a los reales. Pero además, se
    repetirá lo que sucedía con los tramos anteriores: al pasar de año y modificarse el importe de los
    tramos, muchas trabajadoras van a cotizar por bases inferiores a las que tenían en 2018, a pesar
    de mantener el mismo salario.
  • Es en el último tramo, a partir de los 1.294,01€ al mes, incluida prorrata de pagas
    extraordinarias, en el que se establece la cotización por salarios reales. Sin embargo, si no se
    pone en marcha un plan urgente, amplio y serio, para obtener la información sobre salarios y jornadas reales, no será posible garantizar su aplicación efectiva. Tendrían que adoptarse medidas para que la parte empleadora pueda cotizar por salarios reales con la ayuda de la Administración. Por otro lado, a las trabajadoras de hogar se nos deja solas frente a la parte empleadora en la exigencia del alta en la Seguridad Social y en el cumplimiento de la legalidad a la hora de cotizar. El Gobierno actual no nos tiene en cuenta para las campañas de la Inspección de Trabajo que controlan el fraude en otros sectores: nuestros derechos no parecen importar.

Esta modificación de tramos, por tanto, no mejorará en lo sustancial la situación de las trabajadoras, pero supondrá nuevos costes para la parte empleadora y multiplicará, con toda probabilidad, los trabajos no declarados en un sector que ya cuenta con una alta irregularidad (más de un tercio de los empleos actuales) y con ello, la precariedad y el no reconocimiento de derechos.

 

Tres exigencias para evitar abusos

Las organizaciones firmantes exigimos:

  • Equiparación, sin más demoras, de derechos laborales y protección social para las trabajadoras de hogar y de cuidados (incluida la prestación por desempleo, la cotización par salarios reales e iguales condiciones para el cálculo de las pensiones), con reconocimiento pleno en el Estatuto de los Trabajadores e integración completa en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Ratificación del Convenios 189 de la OIT sobre trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos, acompañada de la incorporación efectiva en la normativa interna, estableciendo plazos concretos de aplicación y la dotación presupuestaria necesaria para que pueda implementarse.
  • Políticas públicas de cuidados que garanticen la cobertura universal con criterios de equidad y redistribución de los tiempos de vida laboral y personal. En este sentido, medidas concretas para integrar los costes de los cuidados en el domicilio como prestaciones del sistema público de atención a la dependencia.

 

Falta voluntad política

En el año 2011, se aprobó la incorporación del Empleo de hogar en el Régimen General de la Seguridad Social, pero se mantuvo como sistema especial. Se asumió el compromiso de ir regulando cuestiones pendientes hasta alcanzar la equiparación plena con el conjunto de trabajadores/as. Hoy seguimos esperando. Falta voluntad política para mejorar las condiciones de este sector.

En ese momento, se excluyó el reconocimiento de la prestación por desempleo y se aplazó hasta enero de 2019 alcanzar los mismos criterios en el cálculo de las pensiones (actualmente, los periodos no cotizados en Empleo de hogar no se contabilizan, como sí se hace en el resto de sectores del régimen general). Para esa fecha también se sustituiría el sistema de cotización a la Seguridad Social por tramos salariales por el de la cotización por salarios reales.

 

La enmienda 6777

Después de siete años, el Partido Popular, con la enmienda 6777, aplazó ambas medidas en cinco años más, hasta 2024. Las organizaciones firmantes del manifiesto nos opusimos a esa enmienda introducida en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 y que retrasaba el reconocimiento de derechos y protección social de las trabajadoras de hogar y de cuidados.

Y ahora, el PSOE, con el Real Decreto 28/2018, mantiene el retraso en el reconocimiento de derechos aunque lo adelanta a enero de 2021, y aprueba para 2019 un sistema de tramos de cotización que sólo va a incrementar las dificultades del sector.